Follow by Email

viernes, 11 de marzo de 2016

Invencibilidad de la Corea socialista



Para echar a pique a la Corea socialista, Estados Unidos se valió de todos los medios y métodos de siglos por los siglos. Y en los últimos tiempos Obama cacarea que se debe desmoronarla cuanto antes.
Pero, ¿acaso el imperio lo lograría?
No, nunca.
Porque primero, la Corea socialista es orientada por los grandes líderes.
Kim Il Sung, fundador de la República Popular Democrática de Corea, la Corea socialista, consideró que solo el socialismo garantiza la felicidad del pueblo y la prosperidad de la nación, condujo hacia la victoria la construcción de una nueva sociedad, la guerra coreana (1950-1953), la rehabilitación y construcción de postguerra y la construcción socialista y levantó en el país un socialismo que acapara el absoluto apoyo y confianza de las masas populares y hace gala de su soberanía, independencia y autodefensa. Lo poderoso e indestructible que es él, fue bien comprobado solo por el hecho de que se mantuvo inalterable a finales del siglo pasado cuando el socialismo desplomaba en varios países.
En el tiempo en que las fuerzas aliadas imperialistas acaudilladas por Estados Unidos, calificando el sucesivo desmoronamiento de varios países socialistas de la “extinción del socialismo”, concentraban su ofensiva en Corea que enarbolaba invariablemente la bandera del socialismo, Kim Jong Il, Presidente del Comité de Defensa Nacional de la RPD de Corea definió Songun (priorizar los asuntos militares) como la principal forma de la política socialista y lo aplicó en todos las esferas. Merced a esto, la Corea socialista se ha hecho uno de los contados países capaces de fabricar y lanzar el satélite artificial de la Tierra y nucleares. La intentona de las fuerzas aliadas imperialistas de estrangular militarmente al país asiático se hizo añicos y la soberanía y el socialismo de Corea fueron defendidos con éxito. En eso VOA comentó: “Se debe reconocer naturalmente que el Dirigente Kim Jong Il es específico líder político que el mundo no conoce hasta la fecha, político socialista y militar con asombrosa y absoluta confianza, lealtad y firmeza en el socialismo”, lo cual no es casual.
La Corea socialista que tiene a Kim Il Sung y Kim Jong Il como sus eternos Líderes y se orienta por Kim Jong Un, justamente igual a aquellos, hoy, desbaratando atentados de toda índole de las fuerzas hostiles, avanza victoriosamente. Merced a Kim Jong Un, la unidad monolítica del líder, los militares y los civiles, más potente que la bomba atómica, se ha consolidado como nunca y se han preparado la poderosa fuerza militar centrada en la armada nuclear, la sólida economía independiente basada en los últimos logros científico-técnicos y los establecimientos de actividades culturales públicos de categoría mundial, propio de un Estado socialista de alto nivel cultural.
Porque segundo, la ideología rectora de la Corea socialista es singular.
La sociedad internacional tenía la misma noción del socialismo, pero los avatares políticos propiciados a finales del siglo pasado dieron nueva visión del socialismo coreano. La razón fundamental por la que este se diferencia de los otros homogéneos, consiste en que está basado en la idea Juche, planteada por Kim Il Sung y desarrollada y enriquecida por Kim Jong Il.
Es cosmovisión humanocéntrica y la idea rectora de la era de la independencia que ilumina el camino científico para defenderles la independencia a las masas populares y al país, la nación y realizársela. La idea se aplica perfectamente en la construcción del Estado y las actividades de este, motivo por lo que Corea se ha hecho un país libre de explotación y opresión y donde el pueblo es dueño del todo y todo está a su disposición, el socialista centrado en las masas populares.
Aquí, patria de la idea Juche, en todos los sectores de la sociedad las masas populares ejercen derechos propios del dueño, se mantienen firmemente la propiedad socialista y el principio del colectivismo y en toda la sociedad reina el ambiente de priorizar y absolutizar el interés y la conveniencia del pueblo.
El pueblo coreano, a través de su experiencia vívida, conoció con todos los sentidos la justicia y veracidad de la idea Juche y no quiere saber siquiera nada más que el socialismo centrado en las masas populares que la idea Juche dio a luz.
Porque tercero, el pueblo coreano considera el socialismo como forma de su existencia y su vida.
Aunque siente mucha dificultad y escasez, tiene inextinguible apego al socialismo en el que todos los ciudadanos constituyen una gran familia armoniosa; se imparten la asistencia médica y la enseñanza obligatoria de 12 años, todas gratuitas y generales; el Estado construye viviendas y se las da gratis a los habitantes; y estos no conocen los impuestos, cosa sin precedentes en el mundo, y no quiere cambiarlo por nada.
Más que otros para el socialismo sufrió contratiempos y vicisitudes y derramó sudor y sangre, hecho digno de mención.
Durante 70 años en pro de la construcción del socialismo y su defensa, guerreó contra las fuerzas aliadas imperialistas acaudilladas por Estados Unidos y después del cese al fuego, como objeto del continuo atentado encaminado a la provocación de la guerra y las crueles sanciones y bloqueos, apretó el cinturón, superando heroicamente múltiples dificultades y pruebas. ¿Acaso renuncie fácilmente al socialismo pagado con preciosa vida, sangre y sudor?
Hoy la Corea socialista se hace más invencible en virtud de Kim Jong Un. Bajo la dirección de este el pueblo coreano en la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero realiza prodigios e innovaciones, anticipando la victoria final.

La RPD de Corea perdurará como indestructible potencia socialista.