Follow by Email

martes, 27 de octubre de 2015

Portavoz de MINREX de la RPDC condena tentativas militares de EE.UU.

    Pyongyang, 23 de octubre (ACNC) -- A la pregunta de un reportero de la Agencia Central de Noticias de Corea formulada en relación con que Estados Unidos vuelve a destruir la estabilidad de la situación de la Península Coreana y agravar la tensión, el portavoz de la cancillería de la República Popular Democrática de Corea respondió el día 22 como siguiente:
    Según trascendidos, EE.UU. planea enviar al mar frente a Pusan (Sur de Corea) el portaaviones nuclear Ronald Reagan en acompañamiento con los cruceros y los destructores de tipo Aegis para desarrollar el entrenamiento marítimo de gran envergadura con las fuerzas navales surcoreanas.
    Esto deviene un desafío frontal a la propuesta justa de la RPDC y al unánime deseo de los pueblos amantes de la paz mundial.
    Como hemos declarado reiteradamente, en los últimos días la RPDC presentó la propuesta importante de concertar lo más pronto posible el convenio de paz para eliminar el peligro de guerra y preparar el duradero ambiente pacífico en la Península Coreana bajo la condición en que con el actual Acuerdo de Armisticio no se puede prevenir el choque y el peligro de estallido de nueva guerra.
    Pero, el imperio norteamericano le desafía a la RPDC introduciendo de nuevo al Sur de Corea los medios de guerra inclusive el portaaviones.
    Los esfuerzos por el diálogo hechos durante largo tiempo para la desnuclearización de la Península Coreana fracasaron debido al incesante chantaje nuclear y los ejercicios de guerra nuclear de EE.UU. contra la RPDC.
    Deviene una obstinación y sofistería de un bandido carente de educación superior el que EE.UU. insiste en la prioridad de desnuclearización agravando la situación de esta península mediante las recrudescentes provocaciones militares.
    La realidad comprueba que es muy inoportuna la discusión de la desnuclearización de la Península Coreana, pero muy inminente el problema de la concertación del convenio de paz RPDC-EE.UU.
    Si EE.UU. recurre de continuo a los imprudentes alborotos de confrontación nuclear dando espalda a la propuesta de la RPDC de concertar el convenio de paz, no podrá evitar el fracaso amargo y el arrepentimiento.

MINREX de RPDC rechaza histeria de "DDHH" anti-RPDC de fuerzas hostiles

    Pyongyang, 18 de octubre (ACNC) -- En relación con que las fuerzas hostiles presentaron ante la ONU un "proyecto de resolución de DDHH" anti-RPDC, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea dio el día 17 a una pregunta formulada por la ACNC la siguiente respuesta:
    Bajo la manipulación de Estados Unidos, la UE y Japón hacen negociaciones volviendo a aprobar un "proyecto de resolución de DDHH" anti-RPDC en el 70º periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU.
    Esto es una vil conspiración de Estados Unidos y sus fuerzas seguidoras que fomentan de nuevo la confrontación anti-RPDC en la escena de la ONU.
    EE.UU. es el peor abusador de DDHH, y país criminal que debe ser tratado ahora mismo en la ONU.  El imperio yanqui comete sin vacilación alguna en distintas partes del mundo los actos antiéticos tales como la agresión, la guerra y el homicidio y pisotea despiadadamente el derecho a existencia y vida del ser humano.
    Aplastó con tanque a las dos alumnas transeúntes en el Sur de Corea, asesinó sin ton ni son a los inocentes civiles en Irak y Afganistán e incluso bombardeó intencionalmente a un hospital matando innumerables niños y otros pacientes. Y cometió las torturas medievales a las personas en las cárceles instaladas en secreto en otros países.
    La discriminación racial y el asesinato de los policías contra los negros son cosas comunes en el suelo norteamericano y los delitos con armas se cometen diariamente dando a las personas el pavor a la muerte.
    Tal situación es igual también en la Unión Europea que habla tanto de la protección de DDHH y el humanitarismo.
    Es Europa donde se produjo una tragedia humanitaria al no tomar las medidas merecidas en vez de proteger a los refugiados del Medio Oriente en busca de medios de subsistencia. Esos refugiados fueron tratados como equipajes y al final murieron a masas debido a la sofocación.
    Sin embargo, la UE está con bocas cerradas ante la agresión y violación de DDHH de EE.UU. que engendró el problema de refugiados.
    A pesar de que no controla los quehaceres internos, la UE habla tanto del "problema de DDHH" de alguien siguiendo a ciegas a EE.UU.
    Para realizar el verdadero diálogo y colaboración en la esfera de DDHH, estamos mostrando la máxima sinceridad invitando en estos días al representante plenipotenciario encargado de DDHH de la UE y el alto comisionado de la ONU para los DDHH.
    Pero, la UE rechazó la oferta de la RPDC de organizar el encuentro con los familiares de los "fugitivos norcoreanos" en cuestión y canceló unilateralmente la visita a la RPDC del representante plenipotenciario ya acordada. Y se entrega a la farsa de la aprobación de "proyecto de resolución" anti-RPDC, trenzada con los "informes" de contenidos falsos que se portaban durante más de 10 años.
    Es hipocresía y clímax de terquedad la actitud de la UE que depende solo de los datos fraudulentos elaborados por las fuerzas hostiles dando vista gorda a la realidad de la RPDC.
    Japón toma la delantera en el "alboroto de DDHH" anti-RPDC. Intenta encubrir sus crímenes antiéticos del pasado y ganar el provecho político al difamar el prestigio de la RPDC con la instigación persistente a la UE.
    La UE y Japón deben abandonar ahora mismo tal intento imprudente y abordar primero los espantosos problemas de DDHH del Occidente como la violación anti-DDHH de EE.UU. y el caso de refugiados en Europa.
    Nunca se tolerarán tales viles actos de los responsables de violación de DDHH que cuestionan a otros al igual que un incendiario grita primero "¡Fuego!"
    La presente Asamblea General de la ONU deberá convertirse en un escenario en que todos los países amantes de la justicia y la paz denuncien los países violadores de DDHH inclusive EE.UU.
    La RPDC frustrará hasta el final con la resuelta medida superintransigente el imprudente alboroto de "DDHH" anti-RPDC de las fuerzas hostiles.

EE.UU. no debe eludir concertación de convenio de paz, subraya MINREX de RPDC

    Pyongyang, 18 de octubre (ACNC) -- El Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea hizo pública el día 17 la siguiente declaración:
    Como trascendidos, en el 70º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU volvimos a exponer la justa posición de sustituir el Acuerdo de Armisticio de Corea por un convenio de paz.
    Esto partió de la demanda apremiante de eliminar el peligro de estallido de guerra, que se presenta como una amenaza realista en la Península Coreana, y preparar un duradero ambiente pacífico.
    La situación de la Península Coreana creada en agosto pasado, cuando un pequeño caso eventual se pasó en un santiamén al umbral de la crisis más tirante en un santiamén, ha demostrado finalmente que el actual Acuerdo de Armisticio no puede detener por más tiempo el peligro de choque y guerra.
    Aunque fue logrado a duras penas el acuerdo entre ambas partes coreanas gracias a nuestra posición amante de la paz y la paciencia indomable, no hay ninguna garantía de que eso sería mantenido invariablemente y ejecutado.
    Es porque las autoridades surcoreanas, parte firmante del acuerdo, no tienen el poder del mando supremo sobre cualesquiera fuerzas armadas en su territorio, ni negar ningún entrenamiento militar conjunto que les impone su amo gringo.
    Es muy claro que si se produce otro choque en la Línea de Demarcación Militar al volver a agravarse la tensión, eso pasará a la guerra total incontrolable por nadie.
    El curso de negociaciones realizadas hasta la fecha para solucionar el problema de la Península Coreana demostró que ningún problema interesado por EE.UU. y otros países involucrados puede ser resuelto sin anteponer la concertación del convenio de paz.
    En el pasado, tomando en cuenta la insistencia de las partes interesadas en discutir primero el problema de desnuclearización, lo hicimos en las conversaciones a 6 bandas y también pusimos simultáneamente el problema nuclear y el asunto de aseguramiento de paz en la mesa. Pero, todo esto no pudo evitar el fracaso y alguna vez se lograron unos acuerdos parciales que no se llevaron a su ejecución.
    Su causa principal reside en que se continúa la política hostil anti-RPDC de Estados Unidos y que los actos provocadores militares como la realización de simulacros militares conjuntos de gran envergadura y la introducción de medios de ataque nuclear en el suelo surcoreano rompieron periódicamente el ambiente de todas las negociaciones y empeoran más la tensión de la Península Coreana.
    De ahí, hemos sacado la conclusión de que hay que anteponer antes que todo la sustitución del acuerdo de armisticio por el de paz para acabar con el círculo vicioso de la confrontación y la agravación de tensión.
    Existen sólo dos salidas para el aseguramiento de paz en la Península Coreana.
    Uno de ellos es el método de la guerra fría de impedir la creciente amenaza nuclear y la provocación de guerra de EE.UU. intensificando por todos los medios el poderío de defensa nacional de carácter autodefensivo que tiene como núcleo las armas nucleares.
    La situación actual en que se previene la guerra total en la Península Coreana que está en el estado de armisticio se mantiene enteramente gracias al disuasivo nuclear de la RPDC.
    El otro método es que Estados Unidos renuncie su política hostil anti-RPDC y acepte la concertación de convenio de paz con la RPDC para establecer la verdadera y duradera paz basada en la confianza.
    La sustitución del acuerdo de armisticio por el de paz deviene el problema dependiente de la decisión resuelta de EE.UU. y el acuerdo de principios entre la RPDC y EE.UU.
    También, la ONU debe apoyar activamente la concertación de convenio de paz cumpliendo su rol para acabar con el estado anormal en que un país miembro y la "comandancia de las fuerzas de la ONU" están en estado beligerante en la Península Coreana.
    Si pueden eliminar la causa raigal de la guerra inminente creando confianza entre la RPDC y Estados Unidos será posible poner fin a la carrera armamentista nuclear y consolidar la paz.
    Estados Unidos no debe esforzarse más por evitar sin consideración la concertación del convenio de paz y debe tomar con prudencia la opción correcta.
    Si Estados Unidos da la vista gorda a este asunto o le pone las condiciones hasta hoy en día en que la situación de la Península Coreana llegó a un punto de viraje crucial, revelará solamente a todo mundo el hecho de que no tiene voluntad de abandonar la política hostil a la RPDC.
    Si EE.UU. no abandona hasta el fin su política hostil, experimentará solamente la intensificación continua del inagotable disuasivo nuclear de la RPDC y se enfrentará con las fuerzas armadas revolucionarias coreanas que están preparadas a las guerras de todo tipo que les impone el imperio.