Follow by Email

sábado, 3 de diciembre de 2016

Portavoz del MINREX rechaza la acusación de Obama en el tema de fuerzas nucleares


     Pyongyang, 22 de noviembre (ACNC) -- En relación con que Obama cuestionó la justa medida de la República Popular Democrática de Corea de incrementar las fuerzas armadas nucleares, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la RPDC dio el día 22 a la ACNC la siguiente respuesta:
     Durante la cumbre de APEC (Cooperación Económica de Asia-Pacífico), recién efectuada en el Perú, Obama volvió a mencionar el supuesto "acto provocador" y la desnuclearización de la RPDC.
     Él repite el aburrido reclamo sobre la sanción y presión so pretexto de la "provocación" de alguien, lo cual no pasa de ser el último pataleo para eludir la responsabilidad de haber forzado a la RPDC a ocupar la posición de potencia nuclear y encubrir el fracaso de su política sobre ella.
     Se reafirma evidentemente que la brutal política hostil y la amenaza y chantaje nucleares contra nuestro país, perseguidos por los sucesivos gobernantes estadounidenses, son la causa de agravación de la situación de la Península Coreana y el factor principal que nos empujó a la tenencia de armas nucleares.
     Cuanto más se tornen abiertas las acciones de EE.UU. para violar y eliminar nuestra soberanía y derecho a la vida, tanto más se redoblarán nuestro espíritu de autofortalecimiento y voluntad de aumentar las fuerzas armadas nucleares.
     El remedio principal para resolver el problema de la Península Coreana reside en que EE.UU. tome la valiente decisión de cancelar la política hostil al ver bien la cambiada posición estratégica de la RPDC y la corriente de la época actual.
     Si EE.UU. no abandona el anacrónico modo de pensar, se producirá el resultado más trágico y amargo que el probado hasta ahora.

MINREX defiende en memorándum la justa opción de la RPDC
     Pyongyang, 21 de noviembre (ACNC) -- El Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea publicó el día 21 un memorándum para dar a conocer el expediente criminal de EE.UU. que desde el gran duelo nacional (fallecimiento del Dirigente Kim Jong Il), cometió sin parar las peores acciones hostiles contra la RPDC obligándola a consolidar las fuerzas armadas nucleares.
     Según el documento, desde el año 2012, EE.UU. persiguió abiertamente el objetivo de atropellar en el plano político a la RPDC y derrocar a toda costa su régimen.
     Los altos funcionarios estadounidenses pronunciaron sin escrúpulos los disparates que niegan públicamente el poder, el régimen y la política de la RPDC. Hasta Obama cometió personalmente la demagogia anticoreana a la vista del mundo, recuerda el memorándum y prosigue:
     Esos hechos dejan conocer que la política de la administración Obama sobre la "paciencia estratégica" es la de carácter agresivo y gangsteril encaminada a aplastar a la RPDC.
     El largo complot anti-RPDC en el tema de derechos humanos llegó en ese período a la etapa imprudente de poner en práctica la ambición de derrumbar el régimen de ella.
     Para colmo, en contra de los principios elementales del derecho internacional y su imagen de superpotencia, EE.UU. pidió a otros países que se sumaran a la campaña de presionar a la RPDC al romper las relaciones con ésta o bajar su nivel.
     Durante el último lustro, se tornó abierto el intento norteamericano de asestar el ataque militar preventivo contra la RPDC y creció velozmente la amenaza militar sobre ella.
     El número de efectivos norteamericanos participantes en Key Resolve, típicos ejercicios militares conjuntos EE.UU.-Sur de Corea para la guerra anti-RPDC, se elevó sistemáticamente: 2 mil 100 en el año 2012, 3 mil 500 en 2013, 5 mil 200 en 2014 y 8 mil 600 en 2015.
     En las maniobras Key Resolve y Foal Eagle 16, realizadas en este año, estuvieron presentes 27 mil uniformados estadounidenses.
     Excepto a esos simulacros, tienen lugar cada año en más de 40 ocasiones los ejercicios de guerra de carácter provocativo y agresivo tales como el entrenamiento combinado marítimo de ataque, los ejercicios conjuntos de batalla especial y los de tiro movilizando a más de 500 mil efectivos.
     Desde el año 2012 hasta la fecha, EE.UU. introdujo en las aguas de la Península Coreana y su contorno sus fuerzas navales, incluso los portaaviones y submarinos nucleares, cruceros cargados de misiles, destructores Aegis y destructores equipados con proyectiles teledirigidos.
     Para prepararse al ataque nuclear sorpresivo contra el país socialista, trasladó de su territorio a la isla Guam los bombarderos nucleares como B-1B, B-2 y B-52 que realizaron en varias ocasiones los ejercicios de navegación, aterrizaje y lanzamiento de bombas nucleares en el espacio aéreo surcoreano.
     Y aceleró el emplazamiento del sistema antimisiles THAAD en el suelo surcoreano.
     Fue inaudita la sanción anti-RPDC cometida durante el último lustro por EE.UU. a fin de asfixiarla.
     Se enfrascó en fabricar las bandidescas "resoluciones de sanción" anti-RPDC abusando del Consejo de Seguridad de la ONU y cuestionando el desarrollo del cosmos con fines pacíficos por ella, legítimo derecho de Estado soberano, y sus medidas para el fortalecimiento del disuasivo nuclear autodefensivo.
     Pretextando las "resoluciones de sanción" de la ONU, intenta impedir las transacciones financieras de la RPDC con otros países, controlar todas las rutas relacionadas con nuestro país, y al mismo tiempo, registrar forzadamente los barcos con acceso a la RPDC e impedir la entrada de estas naves en los puertos extranjeros y hacer a otros países no permitir el despegue, el aterrizaje y el paso de los aviones norcoreanos por el espacio aéreo jurisdiccional de ellos.
     Inventó hasta la cláusula de "prohibir la importación y exportación de mercancías de lujo" para impedir hasta la entrada de equipos y materiales deportivos que no tienen nada que ver con el desarrollo de armas y definió como "objetos de sanción" hasta los artículos de consumo popular y los juguetes de los niños.
     En virtud de las "resoluciones de sanción" anti-RPDC, inventadas por sí mismo, el imperio americano aplica la sanción independiente anti-RPDC e impone a otros países hacer lo mismo.
     Tales hechos evidencian que la agravación de la situación de la Península Coreana no se debe a las pruebas nucleares y de misil de la RPDC, sino a la política de hostilidad y la amenaza nuclear de EE.UU.
     EE.UU. debe demostrar con acciones la voluntad de cancelar la anacrónica política de hostilidad y la amenaza nuclear contra la RPDC, teniendo en consideración la cambiada posición estratégica de su rival.
     Esto es el único punto de partida para resolver todos los problemas pendientes.

Tienen lugar ceremonias de mudanza a nuevas casas
en el extremo norte del país
     Pyongyang, 21 de noviembre (ACNC) -- En el extremo norte del territorio coreano, azotado por un desastre natural catastrófico, se levantaron en apenas 2 meses más de 11 mil 900 viviendas.
     Tuvieron lugar los días 19 y 20 en las zonas septentrionales de la provincia de Hamgyong del Norte las ceremonias de mudanza a nuevas casas.
     En las ocasiones estuvieron presentes los vicepresidentes del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea, Choe Ryong Hae, Kim Ki Nam, Choe Thae Bok, Ri Su Yong, Kim Phyong Hae, Ri Man Gon, O Su Yong, Kwak Pom Gi, Kim Yong Chol, el presidente del Comité del PTC en la provincia de Hamgyong del Norte, Jon Sung Hun, el presidente del Comité Popular en la misma provincia, Ri Sang Gwan, los funcionarios militares y civiles, los uniformados del Ejército Popular de Corea, los brigadistas de construcción, participantes en las obras de reconstrucción, y los habitantes de zonas dañadas.
     En sendos discursos de felicitación, los vicepresidentes del CC del PTC recordaron que para los habitantes damnificados por las inundaciones inesperadas, el Mariscal Kim Jong Un tomó la importante decisión de reorientar el rumbo principal de la campaña de 200 días a la reconstrucción de zonas septentrionales e hizo desplegar la magna operación para lograr victoria milagrosa de convertir lo desfavorable en lo favorable.
     Convencidos de que se defiende y se fomenta cada día más la vida feliz del pueblo gracias al regazo generoso del Mariscal y al sistema socialista centrado en las masas populares, el mejor del mundo, todos los militantes del partido, uniformados del EPC y habitantes deben apoyar siempre con fidelidad al Máximo Dirigente, apuntaron.
     Todos los movilizados en las obras de reconstrucción deben librar la ofensiva continua para alcanzar sin falta las metas de la campaña de 200 días trabajando con el mismo espíritu y temperamento con que crearon dicho milagro y coronar así este año en que se ha celebrado el VII Congreso del PTC con grandes victorias que serán registradas en letras doradas en los anales de la patria, exhortaron.
     Terminados los discursos, fueron otorgados a los habitantes damnificados los permisos de uso de vivienda.
     Acto seguido, tuvo lugar la mudanza a casas en las calles y aldeas nuevas de la ciudad de Hoeryong, los distritos de Musan, Yonsa, Onsong, Kyongwon, Kyonghung.
     Los vicepresidentes del CC del PTC visitaron a las familias que se asentaron en los nuevos hogares.
     Compartiendo la alegría con los dueños de nuevas casas que las recibieron a gratis, los visitantes les entregaron artículos de uso diario traídos como recuerdo.

Publicada declaración conjunta de Direcciones de la APRP
      Pyongyang, 20 de noviembre (ACNC) -- Con motivo del 26º aniversario de la constitución de la Alianza Pannacional por la Reunificación de la Patria (APRP), sus Direcciones Norteña, Sureña y Ultramarina publicaron el día 20 una declaración conjunta.
     La nota señala que la fundación de la APRP fue un acontecimiento de importancia trascendental para fortalecer los autores del movimiento por la reunificación de la patria y darle la dimensión pannacional.
     Gracias a ese evento, fue preparada la organización matriz de la gran unidad nacional para agrupar a todas las fuerzas patrióticas dentro y fuera del país y fortalecer el movimiento por la reunificación como el pannacional más organizado, enfatiza.
     Ahora se hacen más fuertes la lucha patriótica y la aspiración nacional a defender la dignidad independiente de la nación y abrir la nueva era de reconciliación, unidad, paz y reunificación, destaca y expone los siguientes puntos:
     La APRP marchará adelante manteniendo los Tres Principios de la Reunificación de la Patria y las declaraciones conjuntas Norte-Sur como línea de vida del movimiento por la reunificación.
     Los principios y los documentos N-S constituyen programas comunes y hojas de ruta de reunificación en que está sintetizada la voluntad general de la nación. Y su justeza y vitalidad se han comprobado claramente en la práctica.
     Si los acuerdos aprobados por ambas partes coreanas y declarados a todo el mundo se invalidan por el cambio de la situación y del "poder", la nación coreana no podrá reunificar nunca la patria de manera pacífica.
     La APRP frustrará tajantemente las imprudentes maniobras de guerra y enfrentamiento de las fuerzas internas y externas opositoras a la reunificación.
     La paz y seguridad son asunto vital para el destino de la nación coreana y la premisa indispensable de la reunificación de la patria.
     Todos los integrantes de la nación tienen la indoblegable voluntad de no tolerar nunca que la cuna de vida de la nación se convierta en el campo de guerra nuclear y nuestra nación se haga su víctima debido a la campaña bélica y conflictiva de las fuerzas extranjeras y sus seguidores.
     La APRP se esforzará al frente por mejorar las relaciones íntercoreanas y abrir una nueva coyuntura de la paz y reunificación independiente del país al lograr sin falta la apertura del gran acto pannacional por la reunificación.
     Todos los integrantes de la nación demandan unánimemente celebrar el gran acto pannacional con la participación de todos los partidos políticos, entidades y personalidades del Norte, el Sur y en ultramar para eliminar la delicada coyuntura de belicismo de hoy y abrir nueva era favorable a la reunificación de la patria, paz y prosperidad.
     La APRP, que vino luchando por la independencia nacional y la gran unidad nacional, celebrará sin falta el gran acto pannacional por la reunificación.
     Por inmediato, la Dirección Sureña dinamizará las actividades para organizar lo más pronto posible el comité preparatorio que incluya a distintos sectores del Sur de Corea, ya que se fundaron las mismas entidades en el Norte y en ultramar.
     Por último, la declaración conjunta exhorta a todos los partidos políticos, entidades y personalidades en el interior y exterior del país, que aspiran a la mejora de relaciones íntercoreanas y la reunificación de la patria, levantarse como un solo hombre por la apertura del gran acto pannacional.

Inaugurado seminario sobre ciencias y técnicas espaciales-2016
      Pyongyang, 22 de noviembre (ACNC) -- Quedó inaugurado el seminario sobre ciencias y técnicas espaciales-2016 bajo auspicios del Comité Central de la Federación General de Ciencia y Técnica de Corea.
     El seminario se abre con el objetivo de impulsar el desarrollo económico del país y la mejora de la vida del pueblo mediante el intercambio activo de las tecnologías de fabricación de satélites artificiales y las de aplicación.
     En el foro, dividido en 6 secciones, se dieron a conocer más de 250 disertaciones presentadas por más de 20 entidades de enseñanza e investigación científica, inclusive la Administración Nacional de Desarrollo Aeroespacial, la Academia Estatal de Ciencias, la Academia de Ciencias Sociales, la Universidad Kim Il Sung, la Universidad Técnica Kim Chaek y la Dirección Meteorológica e Hidrológica.
     La ceremonia inaugural tuvo lugar el día 22 en el Palacio de Ciencias y Técnicas.
     En la ocasión participaron los funcionarios de la Asociación Aeroespacial de Corea y otras ramas interesadas y los científicos, técnicos, profesores e investigadores y los universitarios de la rama.
     El seminario se extenderá hasta el día 24.


AEDHC envía interpelación abierta a la ONU


     Pyongyang, 24 de noviembre (ACNC) -- Con respecto a que el 3º comité del 71º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU aprobó el día 15 de modo coercitivo el "proyecto de resolución de DDHH del Norte (de Corea)", la Asociación de Estudio de Derechos Humanos de Corea (AEDHC) hizo pública el día 23 el acta de interpelación abierta enviada a la ONU.
     Estados Unidos, algunos países satélites de la Unión Europea, los reaccionarios japoneses y otra chusma volvieron a fabricar el "proyecto de resolución de DDHH del Norte", adelanta el documento y prosigue:
     Este hecho es una intolerable violación a la soberanía de la RPDC y un acto terrorista de Estado destinado a derrocar el régimen de ella.
     Para colmo, abusando de la ONU, EE.UU. y las fuerzas seguidoras ofendieron hasta la dignidad de nuestra Dirección Suprema, considerada por todos nuestros militares y habitantes como su vida, destino y futuro, lo cual constituye una provocación de peor calaña que merece el castigo rotundo y despiadado.
     Indignada por el proceder injusto de la ONU que en contra de su imagen de prestigiosa organización internacional, adoptó esa "resolución" egocentrista sin visitar ni una vez al país interesado dejándose llevar por las fuerzas hostiles anti-RPDC e interviniendo en asuntos internos del digno Estado soberano, la AEDHC le formula públicamente las siguientes preguntas:
     1. ¿Conoce la ONU la realidad maravillosa de la RPDC donde las masas trabajadoras comunes ejercen como dueñas de la sociedad el verdadero derecho político, índice fundamental de DDHH?
     2. ¿Sabe la ONU la situación real de la RPDC en que se da prioridad a los intereses del pueblo y se concentran todas las fuerzas en el mejoramiento de las condiciones de la vida del pueblo aún en medio de la persistente sanción y presión de EE.UU. y las fuerzas hostiles?
     3. ¿Está enterada la ONU de que la RPDC garantiza y asegura sustancialmente los verdaderos derechos del hombre, inclusive los derechos a estudiar, recibir la asistencia médica y trabajar?
     4. ¿Es consciente la ONU de que el acto de insultar atrevidamente a la dignidad de la Dirección Suprema de la RPDC constituye imperdonable provocación a todos los militares y civiles coreanos y va a causar la represalia y castigo implacables?
     Al finalizar, la AEDHC subraya que la ONU no debe eludir la respuesta a la presente interpelación abierta.

ACNC comenta la diplomacia vergonzosa de autoridades surcoreanas
     Pyongyang, 24 de noviembre (ACNC) -- Debido al escándalo político de Park Geun-hye y Choe Sun Sil, se ha generado un caos en toda la sociedad surcoreana.
     A pesar de eso, los compinches del Ministerio de Relaciones Exteriores del Sur de Corea tratan de rehabilitar la "diplomacia" de la "presidenta vegetativa", que no puede dirigir ni el "Consejo de Ministros" siquiera, presentándole los planes de "cumbre" y entrevistas con embajadores extranjeros.
     Por otra parte, intentan calmar la indignada opinión pública hablando ruidosamente del "gran dolor de cabeza proveniente del extranjero" y el "estado de vacío diplomático", causados por el resultado de elecciones presidenciales de Estados Unidos.
     Esta conducta deja conocer la fachada miserable de los cómplices que persiguen la "diplomacia para salvar a Park Geun-hye" de la peor crisis.
     A decir verdad, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Sur de Corea vino cumpliendo en los escenarios internacionales no las órdenes de Park sino los mandatos de Choe, conocida como "presidenta de la noche".
     De acuerdo con la profecía de Choe sobre el "derrumbe del Norte de Corea (RPDC)", esa cartera suplicó a todo el mundo la "cooperación" en sancionar y presionar a la parte connacional. Además, acató siempre los consejos de la bruja (Choe) en preparar la agenda de viajes al extranjero de Park, el programa de cumbre y la firma de convenios
     Los países circunvecinos lamentan diciendo que la "presidenta" surcoreana con que se trataron hasta ahora no fue Park sino Choe.
     Por primera vez de su historia, el Sur de Corea se ausentó en la Cumbre de APEC (Cooperación Económica de Asia-Pacífico), lo cual demuestra la incómoda situación de la diplomacia surcoreana.
     Los especialistas en los asuntos de unificación, diplomacia y seguridad publicaron la declaración sobre la situación insistiendo en que "se creará una circunstancia tan grave si sigue controlando la diplomacia esa presidenta culpable del actual desorden en las ramas de unificación, diplomacia y seguridad".
     Aunque Yun Pyong Se y otros copartícipes de Park tratan cambiar la opinión pública en demanda de la dimisión de la "presidenta" pretextando la "amenaza nuclear del Norte de Corea", ellos tropezarán con las protestas masivas más fuertes.
     Se les aproxima el día de fin político a esos cómplices del "escándalo Park-Choe" y traidores serviles a grandes potencias.

Sobre la firma de acuerdo militar Sur de Corea-Japón
      La camarilla de Park Geun-hye, que deja consternado a todo el mundo con el escándalo político sin precedentes, comete otra locura de promover la concertación del acuerdo de protección de informaciones militares con Japón.
      El día primero y el 9 de este mes, los traidores surcoreanos acordaron con los japoneses en Tokio y Seúl los párrafos principales de ese convenio.
      El día 14, celebraron en Tokio la 3ª reunión consultiva de trabajo y firmaron previamente el acuerdo que según el anuncio de ellos, puede ser firmado definitivamente dentro del mes en curso.
      Estos pasos apresurados de la camarilla títere surcoreana no pasan de ser el último truco para mantener su precaria vida política, que se va apagando debido al escándalo político, adulando más a sus patrones norteamericano y japonés.
      Todavía la nación coreana guarda el rencor de los agresores japoneses que en el siglo pasado, ocuparon a Corea y la convirtieron en un baño de sangre cometiendo sin vacilación alguna los asesinatos más bárbaros.
      Sin embargo, en vez de arrepentirse sinceramente de sus crímenes del pasado, los reaccionarios japoneses hablan abiertamente de la "movilización automática de las Fuerzas de Autodefensa en el tiempo de emergencia" de la Península Coreana, definida por ellos como primer blanco de agresión a ultramar para realizar su añejado sueño de la "esfera de coprosperidad de la gran Asia Oriental".
      En el caso de que se firme el acuerdo referido con Japón, se le dará a éste, que acecha la oportunidad de reagresión, la garantía legal de tomar parte en la provocación de guerra nuclear contra la RPDC y el suelo surcoreano se convertirá en la doble colonia y en la base avanzada de agresión de EE.UU. y Japón.
      El problema es que la connivencia militar Sur de Corea-Japón, que se profundiza de día en día, es producto de la estrategia de EE.UU. de gobernar a Asia y se impulsa según el control trasero y el plan de este imperio.
      Partiendo de la ambición de mantener su posición hegemónica en la región de Asia-Pacífico y dominar el mundo, EE.UU. promueve en etapa crucial la formación de la alianza militar tripartita con Japón y el Sur de Corea presionando a este último a intensificar la cooperación militar con el país isla.
      Si se suscribe finalmente el acuerdo militar bilateral, se dará más impulso a la formación de la alianza militar tripartita de carácter agresivo y a la estructuración del sistema de defensa antimisil de EE.UU.
      Para aislar y aplastar a la connacional RPDC, los compinches de Park no vacilan en confabularse con EE.UU. y hasta con los reaccionarios japoneses, enemigos jurados de la nación, y entregan en bandeja a estos agresores el sagrado territorio patrio.
      Son basuras de la historia tanto Park Geun-hye, que promueve la firma del acuerdo vendepatria hasta en el tiempo final de su vida política, como sus amos gringo y japonés que intentan utilizarla hasta el final.
      La suscripción del acuerdo agrandará más el peligro de guerra nuclear en la Península Coreana y causará amenaza más grave a la paz y seguridad del Nordeste Asiático y el resto del mundo.

      Todos los compatriotas y los pueblos pacifistas del mundo deben castigar duro a la horda de Park y frustrar tajantemente la firma del pacto militar Sur de Corea-Japón. 

PROGRAMA DE DIEZ PUNTOS DE LA GRAN UNIDAD PANNACIONAL PARA LA REUNIFICACION DE LA PATRIA

KIM IL SUNG
PROGRAMA DE DIEZ PUNTOS DE LA GRAN UNIDAD PANNACIONAL
PARA LA REUNIFICACION DE LA PATRIA
6 de abril de 1993

   Reunificar a la Patria tras poner fin a la historia de cerca de medio siglo, de división y enfrentamiento, es unánime demanda y voluntad de toda la nación. Para lograrlo por vía independiente y pacífica es indispensable alcanzar la gran unidad pannacional. Los que se preocupan por el destino de la nación, sean residentes en el Norte, el Sur o en ultramar, sean comunistas o nacionalistas, desposeídos o poseedores, creyentes o no, en primer lugar deben unirse, como integrantes de un mismo pueblo sobreponiéndose a todas las diferencias, y abrir juntos el camino de la reunificación de la Patria.
   Todos deben dar un aporte específico a la reunificación y al florecimiento y la prosperidad de la Patria reintegrada: la fuerza quien la tenga, los conocimientos quien los posea y el dinero quien disponga de él, para poner fin a la división de la nación y demostrar ante todo el mundo la dignidad y el honor de los 70 millones de coreanos unidos.
   1. Fundar un Estado unificado independiente, pacífico y neutral mediante la gran unidad pannacional.
   El Norte y el Sur deben fundar un Estado unificado pannacional, que represente a todos los partidos, grupos y sectores de los integrantes de la nación, dejando intactos los regímenes y gobiernos existentes en ambas partes. Este debe ser un Estado confederal con igual participación de los dos gobiernos regionales del Norte y el Sur, y un Estado neutral, independiente, pacífico y no alineado, que no se incline hacia ninguna potencia.
   2.  Lograr la unidad basada en el amor a la nación y el espíritu de independencia nacional.
   Todos los integrantes de la nación, ligando su destino con el de ésta, deben amarla con fervor y unirse con la voluntad de defender a riesgo de la vida su independencia. Con la dignidad y orgullo de ser miembros de nuestra nación deben rechazar el servilismo a las grandes potencias y el nihilismo nacional que carcomen el espíritu de independencia de la nación.
   3. Unirse en el principio de fomentar la coexistencia, coprosperidad e intereses comunes y entregarlo todo a la causa de la reunificación de la Patria.
   El Norte y el Sur deben reconocer y respetar recíprocamente la existencia de diferentes ideologías, ideales y regímenes, no atentar uno contra otro, sino gozar juntos del progreso y la prosperidad. Tienen que fomentar los intereses de la nación antes que los regionales y de clases y hacer todos los esfuerzos por alcanzar la causa de la reunificación de la Patria.
   4. Unirse tras poner fin a toda pugna política que fomente la división y el enfrentamiento entre los compatriotas.
   El Norte y el Sur no deben perseguir o fomentar el enfrentamiento, sino eliminar toda forma de pugnas políticas y calumnias. Sin enemistad entre los compatriotas tienen que aunar las fuerzas de la nación para hacer frente en común a la agresión e intervención de las fuerzas extranjeras.
   5. Confiar mutuamente y unirse tras conjurar por igual los temores de agresión al Norte o al Sur, a la victoria sobre el comunismo o a la comunistización.
   El Norte y el Sur no deben amenazarse o agredirse uno a otro, ni imponer su régimen o absorberse uno a otro.
   6. Apreciar la democracia e ir de la mano por el camino de la reunificación de la Patria, sin rechazarse uno a otro por profesar diferentes doctrinas y opiniones.
   Deben asegurarse la libertad de discusión y las actividades en pro de la reunificación y no aplicar la represión, represalia, persecución o castigo a los opositores políticos. No se perseguirá a nadie por ser pronorcoreano o prosurcoreano.
   Se pondrá en libertad a todos los presos políticos, rehabilitándolos, de modo que puedan contribuir a la obra de la reunificación de la Patria.
   7. Proteger los bienes materiales y espirituales del individuo y la organización y fomentar su utilización en favor del logro de la gran unidad nacional.
   Tanto antes como después de la reunificación, hay que reconocer las propiedades estatales, cooperativistas y privadas y proteger el capital y los bienes individuales y colectivos, y las concesiones comunes con el capital extranjero. Serán reconocidos los títulos de honor y de calificación oficiales que tienen los individuos en la ciencia, educación, literatura, arte, prensa oral y escrita, salud pública, deportes, y otros sectores, y se seguirán asegurando los beneficios de que disfrutan las personas beneméritas.
   8. Todos los integrantes de la nación deben comprenderse y confiar unos de otros y unirse mediante contactos, viajes y diálogos.
   Se eliminarán los obstáculos para los contactos y viajes y se abrirán para todos, sin discriminación, las puertas de las visitas. Hay que ofrecer por igual la ocasión de dialogar a todos los partidos, agrupaciones y sectores y capas de la población, y promover conversaciones bilaterales y multilaterales.
   9. Los integrantes de la nación que residen en el Norte y el Sur del país y en ultramar, deben fortalecer la solidaridad entre sí en el camino para la reunificación de la Patria.
   En el Norte y el Sur y en ultramar deben apoyar y respaldar, sin prejuicios, lo que resulte útil a la reunificación de la Patria y rechazar en común lo dañino, y todos, librándose de su estrecho vallado, deben coordinar sus acciones y cooperar. En la empresa patriótica para la reunificación todos los partidos políticos, agrupaciones y compatriotas de distintos sectores y capas deben unirse en lo organizativo.
   10. Apreciar altamente a los que aporten a la obra de la gran unidad nacional y la reunificación de la Patria.

   Hay que brindar beneficios especiales a los que alcanzaron méritos en aras de la gran unidad nacional y la reunificación de la Patria, a los mártires patriotas y sus descendientes. Los que toman el camino patriótico, arrepintiéndose de pasados actos traidores a la nación, deben ser tratados con indulgencia y estimados imparcialmente según sus méritos en la reunificación de la Patria.

INFORME SOBRE LAS LABORES DEL COMITE CENTRAL, PRESENTADO ANTE EL VI CONGRESO DEL PARTIDO DEL TRABAJO DE COREA

KIM IL SUNG

INFORME SOBRE LAS LABORES DEL COMITE CENTRAL, PRESENTADO ANTE EL VI CONGRESO DEL PARTIDO DEL TRABAJO DE COREA

(Extracto)
10 de octubre de 1980

3. REALICEMOS LA REUNIFICACION INDEPENDIENTE Y PACIFICA DE LA PATRIA
   ...
   Basándonos en el noble ideal y los principios manifestados por el Norte y el Sur en su Declaración Conjunta del 4 de Julio y teniendo en cuenta la realidad concreta de nuestro país en que existen ideologías y regímenes diferentes en sus dos partes, debemos encontrar la vía más corta y segura para la reunificación de la Patria y hacer todos los esfuerzos para ponerla en práctica.
   Nuestro Partido considera que el medio más real y racional para reunificar la Patria de manera independiente, por vía pacífica y según el principio de la gran unidad nacional es constituir un Estado confederativo por medio de la unión del Norte y el Sur dejando intactos sus ideologías y regímenes.
   Durante largo tiempo, desde la liberación hasta hoy, en el Norte y el Sur existen diferentes regímenes y rigen distintas ideologías. Dada esta situación, para llevar a cabo la unidad nacional y reunificar la Patria no se debe absolutizar la ideología y el régimen de una parte. Si el Norte y el Sur tratan de absolutizar cada cual su ideología y su régimen e imponerlos a la otra parte, esto provocará inevitablemente el enfrentamiento y el conflicto, lo que profundizará a fin de cuentas aún más la escisión. Como toda la nación considera unánimemente tarea suprema la reunificación de la Patria, las diferencias de ideología y de régimen no pueden constituir obstáculo que la imposibilite. Es posible que dentro de un país convivan hombres con diferentes ideologías y que dentro de un Estado unificado coexistan distintos regímenes sociales. Nunca impondremos nuestra ideología y régimen a Corea del Sur, subordinaremos todo a la unidad de la nación y a la reunificación de la Patria.
   Para reunificar la Patria, nuestro Partido propone fundar una república confederativa en la que el Norte y el Sur, sobre la base del reconocimiento y tolerancia recíprocos de las ideologías y regímenes existentes, instituyan un gobierno unificado nacional con participación igualitaria y, bajo la jurisdicción de este gobierno, ejerzan autonomía regional con iguales facultades y obligaciones.
   Sería conveniente que en ese Estado unificado de carácter confederativo se instituyan una asamblea nacional confederada suprema con igual número de representantes del Norte y el Sur y un cierto número de delegados de los compatriotas en el extranjero y, dentro de la misma, un comité permanente confederado con la atribución de dirigir a los gobiernos regionales del Norte y el Sur y atender el conjunto de trabajos del Estado confederativo.
   La Asamblea Nacional Confederal Suprema y su órgano permanente, el Comité Permanente Confederal, en calidad de gobierno unificado del Estado confederativo discutirán y decidirán sobre el principio de imparcialidad, en consonancia con la aspiración a la unidad, la cooperación y la reunificación de toda la nación, los asuntos políticos, de defensa de la Patria, de relaciones exteriores y otras cuestiones comunes concernientes a los intereses generales del país, de la nación; promoverán trabajos para el desarrollo unificado del país, de la nación, y realizarán la unidad y colaboración del Norte y el Sur en todos los dominios. El gobierno unificado del Estado confederativo respetará los regímenes sociales del Norte y el Sur, así como las opiniones de sus organismos administrativos, de sus partidos políticos y grupos, de todas las clases y sectores de su población, y velará porque ninguna parte imponga su voluntad a la otra.
   Los gobiernos regionales del Norte y el Sur, bajo la dirección del gobierno confederado, aplicarán una política independiente -dentro de los marcos coincidentes con los intereses fundamentales y las exigencias de toda la nación- y se esforzarán por disminuir las diferencias entre ambas partes en todas las esferas y lograr el desarrollo unificado del país, de la nación.
   En cuanto a la denominación del Estado confederativo, sería conveniente llamarlo República Confederal Democrática de Koryo, heredando el nombre de aquel Estado unificado que existió en nuestro país y fue conocido ampliamente en el mundo, y reflejando el ideal político común del Norte y el Sur que aspiran a la democracia.
   La República Confederal Democrática de Koryo será un país neutral que no pertenezca a ninguna alianza o bloque político-militar. Dado que las dos regiones, el Norte y el Sur, con sus diferentes ideologías y regímenes, han de unirse en un Estado confederativo, será indispensable, y desde el punto de vista práctico más racional, que sea un país neutral.
   La República Confederal Democrática de Koryo, como Estado unificado que abarque la totalidad del territorio y de la nación de nuestro país, aplicará una política que se ajuste a los intereses fundamentales y a las exigencias de todo el pueblo coreano.
   Nuestro Partido considera justo que la República Confederal Democrática de Koryo se plantee y cumpla la siguiente orientación política:
   Primero, la República Confederal Democrática de Koryo debe mantener con firmeza la independencia en todas las esferas de la actividad estatal y aplicar una política independiente.
   La independencia es el atributo principal del Estado independiente, es la vida del país, de la nación. Sólo cuando se mantenga invariablemente la independencia y se ejerza la soberanía en las actividades del Estado se podrá defender la dignidad y el honor de la nación y lograr la prosperidad y el desarrollo del país de acuerdo con el deseo del pueblo.
   La República Confederal Democrática de Koryo no será un país satélite de ningún otro, sino un país completamente soberano e independiente, un país no alineado, que no depende de ninguna fuerza extranjera.
   La República Confederal Democrática de Koryo se opondrá a todo tipo de intervenciones de las fuerzas extranjeras y al apoyo en éstas, ejercerá la total soberanía en las actividades interiores y exteriores y resolverá de manera independiente todos los problemas concernientes a la política estatal, en conformidad con los intereses fundamentales de la nación coreana y la realidad del país.
   Segundo, la Republica Confederal Democrática de Koryo debe implantar la democracia en todo el territorio del país y en todas las esferas de la sociedad y promover la gran unidad de la nación.
   La democracia es un ideal político común con que pueden simpatizar y que pueden aceptar todas las personas con diferentes ideologías y criterios políticos; es asimismo un derecho sagrado del que todas las clases y capas del pueblo deben gozar, naturalmente, como dueñas del Estado y la sociedad.
   La República Confederal Democrática de Koryo rechazará la política dictatorial y mediatizada por los servicios de inteligencia y desarrollará de lleno un sistema socio-político democrático que asegure y defienda consecuentemente la libertad y los derechos del pueblo.
   El Estado confederativo asegurará la libertad para la creación y la actividad de los partidos políticos y organizaciones sociales, la libertad de credo, de palabra, de prensa, de reunión y de manifestación, y garantizará a los habitantes del Norte y el Sur el derecho de viajar libremente por todo el territorio del país y realizar sin restricciones actividades políticas, económicas y culturales en cualquier lugar.
   El gobierno confederado aplicará una política justa que garantice con equidad los intereses de las dos regiones, de los dos regímenes, así como de todos los partidos, de todas las clases y capas sociales del país, sin inclinarse ni al Norte ni al Sur. Toda su política ha de partir del principio de la gran unidad nacional y estar destinada a lograr el desarrollo y la prosperidad unificados del país mediante el fortalecimiento de la unidad y colaboración de la nación.
   El gobierno confederado se unirá, sin indagar su pasado, con todas las organizaciones y personalidades aisladas del Norte y el Sur que se esfuercen por el desarrollo del Estado unificado y no permitirá ningún tipo de represalia o persecución política.
   Tercero, la República Confederal Democrática de Koryo tiene que efectuar la colaboración y el intercambio económicos entre el Norte y el Sur y asegurar el desarrollo independiente de la economía nacional.
   En el Norte y el Sur del país hay abundantes recursos naturales que se pueden explotar y utilizar durante largo tiempo, y también las bases económicas creadas en los años pasados. Si después de reunificado el país, el Norte y el Sur se ayudan y colaboran explotando conjuntamente los recursos naturales y aprovechando con eficiencia las bases económicas ya asentadas, la economía nacional de nuestro país se desarrollará con un ritmo muy acelerado y todo el pueblo vivirá feliz sin envidiar nada a nadie.
   La colaboración y el intercambio económicos entre el Norte y el Sur se efectuarán sobre la base del reconocimiento de los diferentes sistemas económicos y de las heterogéneas actividades económicas de las empresas del Norte y el Sur. El gobierno confederado reconocerá y protegerá tanto la propiedad estatal y de las organizaciones cooperativas como la propiedad privada e individual de ambas partes y, en cuanto a la propiedad de los capitalistas y a sus actividades empresariales, tampoco deberá restringirlas ni perjudicarlas mientras contribuyan al desarrollo de la economía nacional, sin perseguir el monopolio ni el entreguismo al capital extranjero.
   El Estado confederativo, coordinando adecuadamente las actividades económicas de todas las unidades productivas y de las empresas de acuerdo con los intereses de las clases y capas sociales, debe lograr que el Norte y el Sur exploten y utilicen juntos los recursos del subsuelo, del mar y otras riquezas naturales y promuevan en amplia escala la división del trabajo y el comercio según el principio de ayuda mutua y conveniencia recíproca. También sería recomendable que las autoridades o las empresas del Norte y el Sur organizaran y gestionaran en forma racional, por ejemplo, compañías y mercados comunes.
   El Estado confederativo convertirá, a través de una amplia colaboración e intercambio, las economías del Norte y el Sur en economías nacionales independientes, relacionadas y entrelazadas orgánicamente entre sí.
   Cuarto, la República Confederal Democrática de Koryo debe realizar el intercambio y la colaboración entre el Norte y el Sur en las esferas científica, cultural y educacional y desarrollar de manera unificada las ciencias y la técnica del país, la cultura, el arte y la enseñanza nacionales.
   Nuestro pueblo tiene largas y brillantes tradiciones de cultura nacional. Desde la antigüedad nuestra nación, inteligente y talentosa, ha venido desarrollando en forma espléndida las ciencias y la técnica, la cultura y el arte. Después de la liberación, en el Norte y el Sur de nuestro país se formó una nutrida promoción de calificados científicos y técnicos y de talentosos exponentes de la cultura y el arte. Si ellos unen sus esfuerzos y su inteligencia mediante el intercambio y la colaboración entre el Norte y el Sur, podrán hacer florecer y desarrollar de manera aún más brillante las ciencias y la técnica, la cultura y el arte nacionales de nuestro país.
   El Estado confederativo organizará investigaciones conjuntas de los científicos y técnicos del Norte y el Sur y amplios intercambios de sus logros y experiencias en este campo, a fin de desarrollar con rapidez las ciencias y la técnica de nuestro país.
   El Estado confederativo promoverá activamente el intercambio y la colaboración entre los artistas y deportistas del Norte y el Sur y organizará entre sus científicos la tarea conjunta de descubrir, proteger y conservar los patrimonios de la cultura nacional, así como de estudiar y desarrollar nuestro propio idioma y sistema de escritura. De esta manera, procurará un mayor florecimiento de nuestra cultura y arte nacionales fomentando de continuo la peculiaridad de nuestra nación homogénea.
   La enseñanza es una labor muy importante que decide el destino futuro de la nación. El gobierno confederado promoverá un sistema de enseñanza popular y prestará una activa ayuda estatal y social a la labor educativa, para formar gran número de excelentes técnicos nacionales y elevar incesantemente el nivel cultural y de conocimientos de todo el pueblo.

   Quinto, la República Confederal Democrática de Koryo debe restablecer el servicio de transporte y de comunicaciones, ahora interrumpido, entre el Norte y el Sur, y asegurar el libre uso de sus medios a escala de todo el país.
   El transporte y las comunicaciones son arterias y nervios del país. Debido a la división del territorio nacional y a la interrupción del transporte y las comunicaciones, nuestra nación sufre inconvenientes de tal naturaleza que los familiares y parientes, aunque vivan muy cerca unos de otros, no pueden verse ni intercambiar noticias. Sólo enlazando de nuevo el transporte y las comunicaciones cortados entre el Norte y el Sur, podremos poner fin a esa desgracia de la nación y efectuar satisfactoriamente el intercambio y la colaboración entre ambas partes en las esferas política, económica y cultural.
   El Estado confederativo rehabilitará las vías férreas y las carreteras que unan el Norte y el Sur y abrirá vías marítimas y aéreas para hacer factible el libre tránsito entre las dos partes por tierra, mar y aire. Además, asegurará por todo el territorio del Norte y el Sur la comunicación telegráfica y telefónica, así como la correspondencia postal libre.
   El gobierno confederado procurará el uso común de los medios de transporte y de comunicación entre el Norte y el Sur y, en forma paulatina, su administración conjunta para unificar en el futuro estos servicios en todo el país.
   Sexto, la República Confederal Democrática de Koryo debe velar por la estabilización de la vida de los obreros, campesinos y otras masas trabajadoras, en fin, de todo el pueblo, y fomentar sistemáticamente su bienestar.
   Las masas trabajadoras son dueñas del Estado, de la sociedad, y creadoras de todos los bienes materiales. Asegurar a los trabajadores una vida estable y elevar sin cesar su bienestar debe ser el principio fundamental de las actividades de un Estado democrático al servicio del pueblo, y esto viene a ser un deber nacional que necesariamente debe cumplir el gobierno unificado.
   En todas sus actividades, el Estado confederativo ha de anteponer la tarea de estabilizar la vida y fomentar el bienestar de los obreros, campesinos y otros trabajadores, de todas las clases y capas del pueblo. Asegurará a todos los trabajadores condiciones básicas de vida: comida, vestido y vivienda, y elevará el nivel de vida de los pobres al de la capa media de modo que todo el pueblo lleve una vida holgada.
   El Estado confederativo debe dar ocupación a todos los hombres aptos para el trabajo, asegurarles las condiciones laborales y de descanso necesarias e implantar un sistema de salarios, una política de precios y un justo sistema tributario que contribuyan a estabilizar la vida de los trabajadores. Tomará medidas para que las empresas medianas y pequeñas y otras diversas entidades normalicen sus actividades productivas y aseguren la vida de los trabajadores y, en particular, ofrecerá un activo apoyo a las economías de los campesinos y pescadores en extrema pobreza y de los pequeños comerciantes y los artesanos.
   El Estado confederativo prestará profunda atención a la instrucción y al fomento de la salud de los trabajadores y tomará las medidas pertinentes para que todos ellos y sus familiares reciban enseñanza y asistencia médica.
   Séptimo, la República Confederal Democrática de Koryo debe eliminar el estado de enfrentamiento militar entre el Norte y el Sur, organizar un ejército nacional unido y defender a la nación de la agresión extranjera.
   El enfrentamiento militar entre el Norte y el Sur con enormes fuerzas armadas es el factor que origina el malentendido y la desconfianza entre ambas partes, engendra la discordia y amenaza la paz.
   Para poner fin al estado de enfrentamiento militar entre el Norte y el Sur y acabar para siempre con el conflicto fratricida, el Estado confederativo debe reducir los efectivos del ejército de cada parte a 100-150 mil hombres. Además, debe eliminar la Línea de Demarcación Militar que divide el país en Norte y Sur, desmantelar todas las instalaciones militares a lo largo de ésta, disolver las organizaciones milicianas en el Norte y el Sur y prohibir los entrenamientos militares de los civiles.
   El Estado confederativo organizará un ejército nacional unido mediante la fusión del Ejército Popular de Corea y el “ejército de defensa nacional” de Corea del Sur. Como fuerzas armadas nacionales del Estado unificado que no pertenecerán a ninguna de las dos partes, el ejército nacional unido cumplirá la misión de defensa de la Patria bajo la dirección unificada del gobierno confederado. De todo el gravamen para el mantenimiento del ejército nacional unido y la defensa de la Patria se encargarán el Norte y el Sur juntos.
   Octavo, la República Confederal Democrática de Koryo debe defender y proteger los derechos e intereses nacionales de todos los compatriotas coreanos en el extranjero. Hoy un gran número de compatriotas coreanos viven en el extranjero.
   Es natural que la República Confederal Democrática de Koryo, como Patria de los compatriotas coreanos en el extranjero, asuma la responsabilidad y el deber de defender y proteger sus derechos e intereses nacionales.
   La República Confederal Democrática de Koryo debe esforzarse para que todos los compatriotas coreanos residentes en el extranjero disfruten de los legítimos derechos y libertades internacionalmente reconocidos, así como apoyar y respaldar firmemente su lucha por los derechos democráticos nacionales.
   El gobierno confederado asegurará a todos los compatriotas en el extranjero el derecho a viajar libremente a la Patria y, una vez repatriados, a vivir y actuar libremente en cualquier lugar.
   Noveno, la República Confederal Democrática de Koryo debe adoptar una justa decisión respecto a las relaciones del Norte y el Sur con otros países contraídas antes de la reunificación, y coordinar en forma unificada las actividades exteriores de los dos gobiernos regionales.
   Sólo cuando estas relaciones sean tratadas con justeza, dentro del Estado unificado, los intereses de toda la nación y de las dos regiones serán asegurados por igual y adecuadamente y el Estado confederativo podrá desarrollar desde una posición imparcial las relaciones amistosas con otros países del mundo. Además, en vista de que aun después de la reunificación, el Norte y el Sur tendrán relaciones independientes con otros países en determinadas esferas, será necesario que el gobierno confederado coordine, de manera unificada, las actividades exteriores de los dos gobiernos regionales.
   La República Confederal Democrática de Koryo anulará los pactos militares y todos otros tratados y convenios contrapuestos a la unidad nacional que el Norte y el Sur concluyeran unilateralmente con otros países antes de la reunificación. En cuanto a las relaciones que el Norte y el Sur mantienen con otros países, las económicas u otras que no contravengan a los intereses comunes de la nación podrán seguir manteniéndolas.
   El Estado confederativo permitirá que el Norte y el Sur cooperen con otros países en el plano económico, independientemente del régimen social. Respetará el capital extranjero invertido en Corea del Sur antes de la reunificación del país y garantizará su continuada concesión.
   La República Confederal Democrática de Koryo debe admitir que los gobiernos regionales del Norte y el Sur mantengan relaciones bilaterales con otros países. El Estado confederativo ha de coordinar correctamente las relaciones exteriores del Norte y el Sur de modo que los dos gobiernos regionales marchen al unísono en sus actividades exteriores.
   Décimo, la República Confederal Democrática de Koryo, como Estado unificado que representa a toda la nación, tiene que desarrollar relaciones de amistad con todos los países del mundo y practicar una política exterior pacífica.
   La República Confederal Democrática de Koryo será el representante único de toda la nación coreana en las relaciones exteriores. El Estado confederativo tomará parte en la ONU y los demás organismos internacionales en representación de toda la nación coreana, así como será el encargado de enviar delegaciones únicas a los actos internacionales en que sea necesario representar a toda la nación.
   La República Confederal Democrática de Koryo debe mantener con firmeza su línea de neutralidad, practicar una política de no alineación y desarrollar las relaciones de amistad con todos los países del mundo sobre la base de los principios de la soberanía, la no ingerencia en los asuntos internos, la igualdad y beneficio mutuo y la coexistencia pacífica. En particular, promoverá activamente las relaciones de buena vecindad con los países colindantes.
   La República Confederal Democrática de Koryo será un país adicto a la paz y aplicará una política exterior pacífica. La Corea reunificada no representará amenaza de agresión para los países vecinos ni otros del mundo y se abstendrá de participar o colaborar en ningún acto agresivo internacional. El Estado confederativo debe prohibir el estacionamiento de tropas y la instalación de bases militares foráneas en el territorio de nuestro país, así como la producción, introducción y el uso de las armas nucleares, para convertir la Península Coreana en una zona de paz duradera y desnuclearizada.
   La orientación política de 10 puntos que debe aplicar la República Confederal Democrática de Koryo refleja correctamente la aspiración y la exigencia comunes de toda la nación coreana y señala con claridad el camino que deberá tomar la Corea reunificada.
   Esta nueva propuesta para la reunificación de la Patria, este programa político de 10 puntos para el Estado unificado que nuestro Partido plantea en esta ocasión contarán con el activo apoyo y aprobación de todo el pueblo coreano y con el caluroso aplauso de los pueblos del mundo.
   Nuestro Partido hará todos sus esfuerzos para que se cumpla cuanto antes la nueva proposición por la reunificación de la Patria y se satisfaga el vehemente deseo de los 50 millones de compatriotas de vivir felizmente en la Patria reunificada.
   Todos los compatriotas coreanos del Norte, del Sur y residentes en el extranjero deben congregarse firmemente en un gran frente unido nacional bajo la bandera de la reunificación de la Patria, por encima de las diferencias de ideología, régimen, integración partidista y criterio político, y luchar por constituir la república confederativa y realizar la reunificación de la Patria según la propuesta de nuestro Partido.
   Todavía siguen en pie múltiples obstáculos y dificultades en el camino de lucha de nuestro Partido, de nuestro pueblo para la reunificación independiente y pacífica de la Patria. Pero los venceremos sin falta y acabaremos por cumplir, cueste lo que cueste, la histórica tarea de la reunificación de la Patria con la fuerza mancomunada de la nación entera.

   Cuando, unida toda la nación y colaborando el Norte y el Sur, lleguemos a constituir la República Confederal Democrática de Koryo y a reunificar la Patria, nuestro país, como Estado soberano e independiente con 50 millones de habitantes, con una brillante cultura y una poderosa economía nacionales, se presentará con la legítima dignidad y autoridad en la palestra mundial y podrá construir un paraíso para el pueblo, aún más poderoso, rico y próspero sobre el territorio de tres mil ríes.