Follow by Email

jueves, 29 de noviembre de 2012

Lima Conmemora al Gran Dirigente Mariscal KIM JONG IL




El 28 de noviembre nuestro instituto conjuntamente con los amigos del MAS Lima realizaron un gran acto conmemorativos por el primer año del sensible fallecimiento del querido Dirigente Mariscal KIM JONG IL, en dicho acto los discursantes como el compañero Tany Valer resaltó  los aportes realizados por éste en el ámbito del trabajo por su pueblo y su gran afán en lograr el éxito en el desarrollo en la producción y la política de priorización militar del Songún.

El compañero Yuri Castro: resaltó su gran labor ideológica y su indesmayable lucha por la reunificación pacífica e independiente de Corea y el evitar que el imperialismo mancille su territorio.

Los compañeros Olmedo Auris (Vice presidente del CEN MAS) y el compañero Nílver López ( presidente del MAS Lima) manifestaron su admiración y reconocimiento a la gran figura del dirigente KIM JONG IL e instaron a los amigos y simpatizantes del MAS a leer las obras del Dirigente KIM JONG IL gracias a la donación realizada por el Sr. Embajador RI MUN GYU de estas importantes obras ideo- políticas a la biblioteca.

Es por ello que compartimos con ustedes este informe y agradecemos como siempre su apoyo y difusión.

Atte.

Instituto Cultural y de Amistad Peruano Coreano
  
Legado de Kim Jong Il

Kim Jong Il realizó grandes méritos para la eternidad de la Corea socialista y su espléndido porvenir.
Hizo de la idea Juche y la Songun perpetuos pensamientos rectores de Corea y de la era de independencia.
Poseedor de extraordinaria perspicacia, tempranamente desplegó apasionadas actividades ideo-teóricas, llegando a sintetizar y sistematizar la idología revolucionaria de Kim Il Sung, fundador de la Corea socialista, como la integridad de la idea, teoría y metodología del Juche. Enriqueció y desarrolló la idea Juche con muchas obras publicadas, entre otras Sobre la Idea Juche en marzo de 1982.
Además, actualizando la idea de Kim Il Sung de conceder importancia al fusil, a los asuntos militares, de acuerdo con el cambio de la época, formuló la idea Songun, serviría de remedio omnipotente para la exitosa realización de la causa de independencia.
La conversión por él de la idea Juche y la Songun en los grandes pensamientos rectores de la era de independencia, en el imperecedero kimilsungismokimjongilismo, es su legado más precioso dejado para el pueblo coreano y otros progresistas.
Kim Jong Il transformó al Partido del Trabajo de Corea en una fuerza orientadora siempre victoriosa, a la República Popular Democrática de Corea en un inquebrantable país socialista y al Ejército Popular en un ejército invencible.
Orientando unos 50 años al PTC lo preparó como modelo del partido gobernante de carácter socialista, como partido con combatividad que tiene firmemente asegurada la unicidad en la ideología y dirección e incomparablemente fuerte en el carácter orgánico y la disciplina, como partido que atiende con toda su responsabilidad el destino de las gentes, como partido veterano y probado y que mantiene con firmeza la continuidad del liderazgo.
A finales del siglo pasado cuando Corea se encontraba en una pésima adversidad debido al derrumbe del socialismo en varios países, la extremada ofensiva contra la misma de las fuerzas imperialistas aliadas encabezadas por el imperialismo yanqui para estrangularla y las sucesivas calamidades naturales, él aplicó globalmente la política Songun y logró hacer de la RPD de Corea un inquebrantable bastión del socialismo y del EPC como un ejército fuerte, un ejército invencible. Prestó primordial atención al aumento de la capacidad de defensa nacional: a través de la sucesiva inspección de trabajo al EPC incrementó su poderío en todos los aspectos y realizó en el nivel más alto la tarea de armar a todo el pueblo y fortificar todo el país, convirtiendo esto en una fortaleza inexpugnable. En virtud de su liderazgo, la RPD de Corea se ha hecho un país nuclear que invalida el chantaje nuclear de los imperialistas y el EPC, un ejército fuerte tanto en la ideología como en el credo y preparado para la defensa y el ataque, capaz de vencer cada integrante a cien enemigos.
Kim Jong Il practicó política de amor y confianza y transformó a toda la sociedad en una familia grande y el país en un poderoso país ideo-político, con ciudadanos monolíticamente unidos, perdurable posibilidad de llevar a vías de hecho la causa socialista sin vacilación alguna aun en cualquier adversidad histórica. No es casual que el pueblo coreano lo tuviera en alto como eterno
Secretario General del PTC y Presidente del Comité de Defensa Nacional de la RPDC.
Kim Jong Il también preparó la base de eterna duración del Estado socialista poderoso y próspero.
Habiendo presentado un magno proyecto de la construcción de un país socialista, poderoso y próspero, él hizo abnegado recorrido de trabajo y preparó todas las condiciones para implementarlo. Logró estrenar la era de industria del conocimiento empezando por la  introducción del CNC en el sector de la industria mecánica, propagar por todo el país la llamarada de la revolución industrial en la nueva centuria y que el conjunto de la economía nacional fuera seguramente modernizada y sustentada en el conocimiento.
Como resultado, Corea pasó a la etapa de la economía del conocimiento, que constituye una maravilla. Se produjeron en masa máquinas herramienta de CNC, tecnología de último tipo, se implantó un autóctono sistema de producción del hierro que no requiere el uso del carbón-coque y la chatarra, considerado como una revolución en la metalurgia mundial, y el DCS de la producción de los fertilizantes mediante la gasificación del carbón y se actualizó la producción de vinalón. La Fábrica Combinada de Maquinaria Ryonha de Huichon, la de Procesamiento de Frutas Taedonggang y muchas otras empresas fueron convertidas en las unidades de último tipo de nivel mundial. Corea se ha hecho uno de los contados países que fabrican y lanzan satélites. La ciudad de Pyongyang y otros lugares se han renovado. El pueblo coreano tiene perspectiva de disfrutar cuanto quiere de la riqueza y la prosperidad de índole socialista.
Los imborrables méritos de Kim Jong Il realizados en su vida perdurarán como el más valioso legado que garantice la victoria de la causa socialista en Corea y la realización de la causa de la humanidad por la independencia.

Patriotismo de Kim Jong Il

Kim Jong Il al que el pueblo coreano tiene como su eterno Dirigente, fue prototipo del auténtico patriota.
Su amor al país fue el más sincero y ferviente. Cuando veía un bosque exuberante o un extenso terreno bien acondicionado, los mencionaba con afecto y en voz queda como “bosque verde” y “campo verde”. En sus viajes al extranjero extrañaba a la patria que había dejado atrás, llamándola con gran emoción “mi país”. Cada vez que contemplaba con profundo dolor los montes despoblados durante los viajes de orientación decía que era de nuestra incumbencia acicalar los montes y ríos y bordarlos con hilo de oro, para entregarlos a las posteridades, y transplantaba en persona árboles.
Lo ardiente que fue su amor al país lo se puede conocer bien a través de sus esfuerzos y desvelos que hizo para defender la Corea socialista y convertirla en un país poderoso y próspero.
A finales del siglo pasado cuando la intentona de estrangulamiento político, económico y militar contra Corea de las fuerzas aliadas imperialistas que soñaban con la “extinción completa del socialismo” llegó al clímax, Kim Jong Il fomentó más Songun (dar preferencia a los asuntos militares), que hizo posible que Corea se hiciera una potencia militar que nadie se atreviera a tocar, inexpugnable baluarte del socialismo.
La aplicación de la tecnología de CNC (control numérico computarizado) que ha generado hoy una revolución industrial en el nuevo siglo es promovida también por él que amaba más que nadie al país.
A fines de la década de 1990 cuando Corea se encontraba en la pésima situación Kim Jong Il optó por hacer invertir en la mencionada tarea los valiosos fondos que fueron, diríase, el erario público, en aras de la prosperidad de la futura patria. Como resultado, en eso Corea empezó a producir con sus propios recursos las máquinas de CNC y hoy ha tomado con firmeza el dominio mundial de esta tecnología y entrado en la nueva era, la de la industria del conocimiento, en la que basándose en ello supera lo más avanzado en la economía en conjunto.
Kim Jong Il dedicó de lleno todo lo suyo para el enriquecimiento y la prosperidad del país y la felicidad del pueblo.
Su largo viaje de orientación que hizo practicando Songun a finales del siglo pasado para superar pésimas dificultades a las que el país se enfrentaba y defender el país fue el penoso, el de a vida o muerte, que cualquiera no pudiera hacer. Desde el comienzo del año 1995 en que empezó a aplicar plenamente la política Songun hasta finales de 2011 cuando falleció cubrió 353 mil 576 kilómetros de distancia realizando la visita de orientación a 3 808 unidades en total.
El trayecto atravesó el paso Chol que escaló más de una vez bajo la fuerte nevasca, el monte Osong que subió empujando con sus hombros el carro de campaña que deslizaba, la isla Cho que visitó cruzando un mar furioso, Panmunjom en la Línea de Demarcación Militar donde se oyera el hálito de los enemigos y otros puestos en la avanzada del frente.
Kim Jong Il no solo defendió el país sino que le abrió la era de la prosperidad. Durante su largo viaje estuvo ora en la cabecera de una parcela donde presentó su gran proyecto de extender y estandarizar todas las tierras del país de manera que merecieran ser las del país socialista, ora en la fundición de hierro y la de acero que perfeccionaron un nuevo método de producción que no requiere el uso del carbón-coque y la chatarra, ora en las bases de la industria química que al producir gran cantidad de vinalón y abonos, hicieron contribución trascendental al desarrollo económico del país. Gracias a él se levantaron por doquier modernas fábricas de la industria ligera que tienen gran significado para el fomento del bienestar del pueblo, granja de avestruces y piscifactoría de esturiones, las primeras de su especie en Corea, así como nuevos y extensos huertos de categoría mundial.
En esos días Kim Jong Il tomó bolas de arroz y una duermevela. Usó el tren y el carro a guisa de su despacho y residencia.
No haciendo caso de su cansancio acumulado e incluso aun cuando estaba gravemente enfermo no dejó de realizar la visita de orientación. En vista de la gravedad de su enfermedad los doctores, derramando lágrimas, le suplicaron abstenerse de hacer visita de trabajo. Óiganme, doctores. Les pido mil perdones. Pero, no puedo aceptar su solicitud, sino que ustedes deben estar a mi disposición, él dijo y lo siguió, hasta fallecer en el tren.
En virtud de su empeño sobrehumano y altruismo hoy Corea se ha hecho uno de los contados países de satélite y nuclear del mundo y ha contado con la potente economía nacional autosostenida, espléndida perspectiva de alcanzar en un futuro cercano la meta: ser un país socialista, poderoso y próspero.
El patriotismo que Kim Jong Il poseía y que puso en práctica es, de veras, considerado como el más sublime y excepcional que debe asociarse necesariamente con el respetado nombre   Kim Jong Il tanto por su esencia como por su gran vitalidad. Constituye la quintaesencia del patriotismo socialista. Significa el amor más fervoroso al país y el pueblo, la más activa y abnegada dedicación en aras de la prosperidad de aquel y la felicidad de este. Ahora el patriotismo de Kim Jong Il, valioso legado espiritual que Kim Jong Il dejó al pueblo coreano le sirve a este de, diríase, faro, brújula, que hace a cualquiera tomar el camino a favor del país.


martes, 27 de noviembre de 2012

Comandancia de Frente Sudoeste del EPC advierte al Sur de Corea


Parece ridículo que los títeres sur coreanos continúen con sus maniobras de provocación al ejercito coreano y lo único que hacen es revivir momentos de violencia y engañando al pueblo sur coreano con una victoria inexistente.
invitamos a que cambien de actitud e inicien una verdadera posición de inicio de conversaciones por la reunificación.
Atte.
Yuri Castro Romero 

Pyongyang, 21 de noviembre (ACNC) - Las autoridades militares del Sur de Corea intentan armar en el alrededor de la isla Yonphyong la otra campaña de confrontación.
Según trascendidos, con motivo del 2º aniversario del incidente de fuego artillero en la citada isla, ellas planean realizar la "visita", el "acto de conmemoración", la "ceremonia de descubrimiento del monumento a los caídos", la apertura del "Museo de la Victoria", etc.
Tal fuego fue el bombardeo de artillería tan justo, que demostró cuán caro es el precio de la provocación contra la República Popular Democrática de Corea.
Hasta la fecha, las autoridades militares surcoreanas calmaban el destino trágico de los provocadores celebrando en el lugar secreto la "memoria de los caídos".
Pero, durante su visita de improviso a dicha isla en octubre pasado, la autoridad surcoreana habló de "revisión del fuego artillero en la isla Yonphyong", según la cual el Ministerio de Defensa Nacional del Sur de Corea y la Junta de Jefes de Estado Mayor del ejército títere surcoreano describieron tal amarga derrota como "victoria".
Es por eso que se decidió sostener el "acto de recordación", que se celebraba tranquilamente hasta ahora en la infantería de marina, como acto "a nivel gubernamental" bajo coauspicios del Ministerio de Defensa Nacional y la Agencia para los Asuntos de Patriotas y Veteranos del "gobierno".
El portavoz de la Comandancia del Frente Sudoeste del Ejército Popular de Corea respondió el día 21 a la pregunta de la Editora del Periódico Josoninmingun, formulada al respecto, como sigue:
Los oficiales y los soldados del Frente Sudoeste del EPC, que aprecian más la acción que las repetidas palabras, consideran como gran orgullo la justa represalia de hace dos años, dada a conocer a todo el mundo como el mar de fuego de la isla Yonphyong.
Lo más absurdo es que actúan extrañamente hablando de la "victoria" y la "ceremonia de conmemoración" los enemigos, que muy temidos ante el bautismo de despiadado fuego del EPC, le mendigaban el "cese de fuego".
En este mundo no hay ningún país ni el ejército que celebra la derrota en la guerra. Ahora, tal conducta grosera de las autoridades militares surcoreanas provoca la censura y la burla de toda la gente. Lo problemático es: por qué las autoridades del Sur de Corea desarrollan en la isla Yonphyong tal campaña de confrontación fratricida describiendo la derrota como la "victoria".
A decir verdad, ellas tratan de buscar en la misma isla un pretexto de nueva guerra.
Cuanto más desarrollen susodichos actos hablando de la "victoria" sin sacar las lecciones de la derrota sufrida en el fuego artillero, tanto más eso centuplicará sólo la voluntad de represalia de los oficiales y los soldados del Frente Sudoeste.
Francamente dicho, los oficiales y los soldados del Frente Sudoeste se arrepienten mucho de que no hicieron sepultar la isla en el mar porque ellas usaron los moradores de la isla como escudo humano.
Es la inmutable voluntad de ellos de no perder la oportunidad si provocan una vez más.
Mientras existe nuestro ejército que defiende fidedignamente la patria socialista, la ceremonia de conmemoración de la "victoria en la isla Yonphyong" se convertirá en el otro mar de fuego en la isla Yonphyong.