Follow by Email

martes, 28 de enero de 2014

La idea Juche y Kim Jong Il



Al hablar de la idea Juche que se reconoce en la comunidad internacional como la doctrina
rectora de la causa de la humanidad por la independencia se piensa no solo en su creador Kim Il Sung
sino también en Kim Jong Il.

Declaración histórica 

Durante más de 3 años posteriores a la mitad de la década de 1960 Kim Jong Il, de una
extraordinaria perspicacia ideológico-teórica, analizó desde diferentes ángulos los pensamientos
de la clase obrera de los últimos cien años y llegó a la conclusión de que las ideas anteriores no
podían dar respuestas exactas a los problemas ideológico-teóricos que surgían en la época actual
y la idea Juche, ideología revolucionaria del Presidente Kim Il Sung, es la única idea rectora de
la época de la independencia.

Un día dijo a funcionarios:

La idea Juche del Líder es la única rectora de nuestra época capaz de conducir a la
humanidad hacia el socialismo. Es obvio que no podemos resolver nuevos problemas que se
plantean en la práctica revolucionaria de nuestros tiempos no solo con los pensamientos de la
clase obrera sino tampoco con ninguna otra teoría. La historia ha marchado y la situación ha
cambiado. El mundo se debe transformar según la idea revolucionaria del camarada Kim Il Sung
y la humanidad logrará la victoria en su causa por la independencia siguiendo la bandera de esta
ideología. Eso es una irrefutable verdad de la historia.

Posteriormente, pronunció un discurso de conclusión en un cursillo de funcionarios de
propaganda del Partido del Trabajo de Corea efectuado el 19 de febrero de 1974, ocasión en que
señaló que la ideología revolucionaria de Kim Il Sung es un sistema integral de idea, teoría y
método del Juche y declaró que su original pensamiento, la idea Juche es la única doctrina
directriz de la época de la independencia que merece llevar el honroso nombre de su creador
Kim Il Sung.

Gran programa de valor imperecedero 

Kim Jong Il publicó su obra Sobre la idea Juche el 31 de marzo de 1982.

El trabajo consta de 5 capítulos: Concepción de la idea Juche, Principio filosófico de la idea
Juche, Principio de la idea Juche en la historia social, Principios directivos de la idea Juche y
Significación histórica de la idea Juche. De un contenido amplio y profundo, se refiere a
diferentes temas relacionados con la causa de la humanidad por la independencia como la
evaluación integral de la historia de la humanidad, revisión del patrimonio ideológico de la
humanidad, análisis de la tendencia principal de la época, principio básico de la idea Juche,
características esenciales del hombre, criterio, punto de vista y posición hacia el mundo centrado
en el hombre, esencia de la sociedad, sujeto de la historia, carácter esencial del movimiento
histórico-social, posición y papel del líder en el movimiento revolucionario, principio de
mantener la posición independiente, aplicar el método creador y conceder la prioridad al factor
ideológico en la revolución y su construcción.

Esa obra tuvo gran eco internacional. En menos de un año, se insertó en diferentes
publicaciones de más de 90 países cuyos ejemplares totalizaban más de diez millones y se reprodujo en folletos en 144 naciones.

Personalidades de renombre internacional la calificaron como otro Manifiesto Comunista y
un manual filosófico que dio por primera vez una respuesta correcta al problema de la liberación
de la humanidad.

Erudición universal y gran enciclopedia 
para la revolución y construcción 

Kim Jong Il enriqueció y desarrolló la idea Juche mediante entusiastas actividades
ideológico-teóricas que abarcaban distintas esferas: la filosofía del Juche, construcción del
Partido, el Poder y la defensa nacional, administración económica, labores de las organizaciones
de trabajadores, crematística, derecho, historia, filología, educación, salud, deporte, arquitectura,
literatura, arte, etc.

Sus obras oficialmente publicadas en 30 años entre junio de 1964 y el mismo mes de 1994
son de más de 890.

Cada una de estas provoca elogios y admiración por su profundidad y amplitud filosófica.

Todos sus trabajos reflejan el principio y las exigencias de la idea Juche y dan respuestas
satisfactorias a todos los problemas teóricos y prácticos de la época y la revolución.

No es casual que se llaman erudición universal, gran enciclopedia para la revolución y la
construcción de la sociedad.

Kimilsungismo-kimjongilismo 

Kim Jong Il desarrolló la idea Songun (priorizar los asuntos militares) que tiene su base en la
Juche y preparó un medio omnipotente para la victoria de la causa de la humanidad por la
independencia.

A fines del siglo pasado las fuerzas aliadas imperialistas encabezadas por Estados Unidos
extremaban su ofensiva de estrangulación contra la Corea socialista con motivo del derrumbe del
socialismo en la Unión Soviética y otros algunos países y Kim Jong Il enarboló más la bandera
de Songun y formalizó la idea Songun sintetizando y sistematizando integralmente la idea de dar
importancia a los fusiles y los asuntos militares – idea formulada por Kim Il Sung partiendo del
principio de la idea Juche – conforme a las demandas de desarrollo de la época y revolución. En
varias obras suyas como “La política de Songun de nuestro Partido es un poderoso modo de la
política socialista” y “La línea revolucionaria de Songun es una gran línea de nuestra época y la
bandera siempre victoriosa de nuestra revolución” aclaró la base filosófica de la idea Songun que
tiene su origen en la idea Juche y refleja fielmente sus requerimientos, el fundamento y principio
de la revolución de Songun y la teoría de la política de Songun. Consideró la política de Songun
como la forma principal de política socialista y la aplicó para superar las dificultades y alcanzar
la victoria brillante en la batalla de defensa del socialismo.

El Partido del Trabajo de Corea y su pueblo han llegado a una nueva era de construcción del
Estado socialista poderoso y próspero bajo la bandera de la idea Juche y la Songun.

Es lógico llamar kimilsungismo-kimjongilismo a la idea revolucionaria de Kim Il Sung y
Kim Jong Il, la bandera inmortal para la causa de la independencia.

Patriotismo de Kim Jong Il



Kim Jong Il al que el pueblo coreano tiene como su eterno Dirigente, fue prototipo del auténtico patriota.
Su amor al país fue el más sincero y ferviente. Cuando veía un bosque exuberante o un extenso terreno bien acondicionado, los mencionaba con afecto y en voz queda como “bosque verde” y “campo verde”. En sus viajes al extranjero extrañaba a la patria que había dejado atrás, llamándola con gran emoción “mi país”. Cada vez que contemplaba con profundo dolor los montes despoblados durante los viajes de orientación decía que era de nuestra incumbencia acicalar los montes y ríos y bordarlos con hilo de oro, para entregarlos a las posteridades, y transplantaba en persona árboles.
Lo ardiente que fue su amor al país lo se puede conocer bien a través de sus esfuerzos y desvelos que hizo para defender la Corea socialista y convertirla en un país poderoso y próspero.
A finales del siglo pasado cuando la intentona de estrangulamiento político, económico y militar contra Corea de las fuerzas aliadas imperialistas que soñaban con la “extinción completa del socialismo” llegó al clímax, Kim Jong Il fomentó más Songun (dar preferencia a los asuntos militares), que hizo posible que Corea se hiciera una potencia militar que nadie se atreviera a tocar, inexpugnable baluarte del socialismo.
La aplicación de la tecnología de CNC (control numérico computarizado) que ha generado hoy una revolución industrial en el nuevo siglo es promovida también por él que amaba más que nadie al país.
A fines de la década de 1990 cuando Corea se encontraba en la pésima situación Kim Jong Il optó por hacer invertir en la mencionada tarea los valiosos fondos que fueron, diríase, el erario público, en aras de la prosperidad de la futura patria. Como resultado, en eso Corea empezó a producir con sus propios recursos las máquinas de CNC y hoy ha tomado con firmeza el dominio mundial de esta tecnología y entrado en la nueva era, la de la industria del conocimiento, en la que basándose en ello supera lo más avanzado en la economía en conjunto.
Kim Jong Il dedicó de lleno todo lo suyo para el enriquecimiento y la prosperidad del país y la felicidad del pueblo.
Su largo viaje de orientación que hizo practicando Songun a finales del siglo pasado para superar pésimas dificultades a las que el país se enfrentaba y defender el país fue el penoso, el de a vida o muerte, que cualquiera no pudiera hacer. Desde el comienzo del año 1995 en que empezó a aplicar plenamente la política Songun hasta finales de 2011 cuando falleció cubrió 353 mil 576 kilómetros de distancia realizando la visita de orientación a 3 808 unidades en total.
El trayecto atravesó el paso Chol que escaló más de una vez bajo la fuerte nevasca, el monte Osong que subió empujando con sus hombros el carro de campaña que deslizaba, la isla Cho que visitó cruzando un mar furioso, Panmunjom en la Línea de Demarcación Militar donde se oyera el hálito de los enemigos y otros puestos en la avanzada del frente.
Kim Jong Il no solo defendió el país sino que le abrió la era de la prosperidad. Durante su largo viaje estuvo ora en la cabecera de una parcela donde presentó su gran proyecto de extender y estandarizar todas las tierras del país de manera que merecieran ser las del país socialista, ora en la fundición de hierro y la de acero que perfeccionaron un nuevo método de producción que no requiere el uso del carbón-coque y la chatarra, ora en las bases de la industria química que al producir gran cantidad de vinalón y abonos, hicieron contribución trascendental al desarrollo económico del país. Gracias a él se levantaron por doquier modernas fábricas de la industria ligera que tienen gran significado para el fomento del bienestar del pueblo, granja de avestruces y piscifactoría de esturiones, las primeras de su especie en Corea, así como nuevos y extensos huertos de categoría mundial.
En esos días Kim Jong Il tomó bolas de arroz y una duermevela. Usó el tren y el carro a guisa de su despacho y residencia.
No haciendo caso de su cansancio acumulado e incluso aun cuando estaba gravemente enfermo no dejó de realizar la visita de orientación. En vista de la gravedad de su enfermedad los doctores, derramando lágrimas, le suplicaron abstenerse de hacer visita de trabajo. Óiganme, doctores. Les pido mil perdones. Pero, no puedo aceptar su solicitud, sino que ustedes deben estar a mi disposición, él dijo y lo siguió, hasta fallecer en el tren.
En virtud de su empeño sobrehumano y altruismo hoy Corea se ha hecho uno de los contados países de satélite y nuclear del mundo y ha contado con la potente economía nacional autosostenida, espléndida perspectiva de alcanzar en un futuro cercano la meta: ser un país socialista, poderoso y próspero.

El patriotismo que Kim Jong Il poseía y que puso en práctica es, de veras, considerado como el más sublime y excepcional que debe asociarse necesariamente con el respetado nombre   Kim Jong Il tanto por su esencia como por su gran vitalidad. Constituye la quintaesencia del patriotismo socialista. Significa el amor más fervoroso al país y el pueblo, la más activa y abnegada dedicación en aras de la prosperidad de aquel y la felicidad de este. Ahora el patriotismo de Kim Jong Il, valioso legado espiritual que Kim Jong Il dejó al pueblo coreano le sirve a este de, diríase, faro, brújula, que hace a cualquiera tomar el camino a favor del país.

miércoles, 22 de enero de 2014

CDN propone al Sur de Corea mejorar relaciones íntercoreanas con fuerzas unidas nacionales


Como podrán leer en la siguiente manifestación el gobierno pueblo de la RPDC como en anteriores ocasiones abre las puertas del diálogo para la reunificación pacífica e independiente de Corea, esperamos que el gobierno de Sur Corea  acepte esta nueva intención de reunificación y cambien su política hostil anti RPDC. 
Son los sinceros deseos de los miembros de nuestro instituto y los invitamos a manifestarse y apoyar esta nueva propuesta de llegar a un entendimiento y finalizar de una vez por todas la separación artificial de la península Coreana.
Atte.
Yuri Castro Romero 


    Pyongyang, 17 de enero (ACNC) -- Ya comenzó el decimocuarto año del siglo XXI en medio de la trágica división nacional.
    El dolor, que afecta más a la nación coreana al paso del tiempo, es la división territorial y nacional impuesta por las fuerzas extranjeras.
    Con la firme decisión de acabar con esa tragedia, el patriota sin igual declaró al interior y exterior su posición patriótica en los albores de este año.
    Su ardiente llamamiento y férrea voluntad de lograr cuanto antes la reunificación de la patria, la paz y la prosperidad conmueven mucho todo el territorio nacional, toda la nación y todo el mundo.
    Pero, desde el principio del año nuevo, sólo los gobernantes surcoreanos se portan groseramente sin abandonar su hábito de enfrentarse con la parte connacional.
    Difunden el rumor erróneo como si la coyuntura de congelación de las relaciones Norte-Sur se debiera a la parte Norte y esperan una "situación emergente" cuestionando atrevidamente los asuntos internos de otra parte que no conocen bien. Insatisfechos con esto, agravan intencionalmente la situación hablando de la supuesta "provocación" y "amenaza" de alguien.
    Además, con el método rutinario usado siglo tras siglo y década tras década, anuncian que librarían desde finales de febrero, más temprano que de costumbre, los ejercicios militares conjuntos de carácter agresivo Key Resolve y Foal Eagle, realizados cada año bajo el rótulo de "anuales y defensivos".
    Según trascendidos, la operación de desembarco Ssangryong, planificada en el marco de aquellos ejercicios bélicos, tendrá la dimensión más grande suponiendo el ataque a Pyongyang.
    Lo grave del caso es que tales movimientos militares se dan coincidiendo con el despliegue sigiloso de muchos tanques, carros blindados, escuadrillas de aviones y otras nuevas fuerzas armadas navales y aéreas norteamericanas en el Sur de Corea y su contorno.
    Frente a tales circunstancias graves, por encargo del gobierno, partidos políticos y entidades de la República Popular Democrática de Corea, el Comité de Defensa Nacional de la RPDC propone a las autoridades surcoreanas los siguientes problemas de principios:
    Proponemos tomar desde las medidas prácticas en respuesta al caluroso llamamiento de preparar el ambiente favorable a la mejora de relaciones Norte-Sur.
    Mejorar las relaciones Norte-Sur y lograr la reconciliación y unidad nacionales es la invariable posición de nuestro ejército y pueblo.
    Proponemos oficialmente a las autoridades surcoreanas tomar con motivo del Año Nuevo Lunar, o sea a partir del 30 del mes en curso las medidas prácticas para cesar totalmente todos los actos tendentes a incitar y calumniar entre sí.
    Este año significativo se cumple el 10º aniversario del "Acuerdo del 4 de Junio", según el cual ambas partes acordaron parar todas las calumnias y campañas psicológicas contra la contraparte acorde al espíritu de la histórica Declaración Conjunta del 15 de Junio y la Declaración del 4 de Octubre.
    Si las autoridades surcoreanas respetan ese acuerdo firmado a la vista de la nación, no tendrán ninguna razón que les impida aceptar nuestra propuesta.
    Si desean de veras la mejora de las relaciones íntercoreanas, las mismas autoridades surcoreanas deben ser discretas y conducir a los medios de prensa a crear el ambiente favorable a la mejora de las relaciones íntercoreanas para que en toda la extensión geográfica de la Península Coreana se levante una oleada de reconciliación y unidad nacionales.
    No deben desoír más las voces de la nación en demanda de poner punto final al círculo vicioso de calumnia y antagonismo inútiles y de vivir armoniosamente entre los connacionales.
    Proponemos tomar las medidas prácticas de cesar completamente todas las acciones militares contra su contraparte en respuesta al llamamiento histórico de defender la seguridad y paz de la nación.
    Ahora en la Península Coreana cualquier mínimo conflicto accidental puede extenderse inmediatamente a la guerra total.
    La guerra que se desate en este territorio dará provechos a las potencias y causará inimaginables desastres a la nación coreana.
    Por esta razón, proponemos otra vez cancelar incondicional e inmediatamente todas las acciones hostiles militares que se despliegan apuntando los fúsiles contra los connacionales en contubernio con las fuerzas extranjeras.
    Por inmediato, las autoridades surcoreanas deberán tomar la decisión política de cesar primero los ejercicios militares conjuntos "Key Resolve" y "Foal Eagle" planeados a finales de febrero próximo calificándolos de simulacro "anual" y de carácter "defensivo".
    Si son tan preciosos los "ejercicios conjuntos" con EE.UU., podrán desarrollarlos en un lugar retirado muy lejos del territorio, el mar y el cielo jurisdiccionales de la Península Coreana o en el mismo territorio norteamericano. Esta es nuestra posición.
    Al igual que en el pasado, no desarrollaremos en adelante también las acciones militares que obstaculicen la seguridad nacional y la paz introduciendo a las fuerzas extranjeras.
    Proponemos dando énfasis especial cesar todas las acciones que incitan a la contraparte en la tierra, el mar y el cielo, inclusive la zona candente de 5 islas del Mar Oeste de Corea, donde ambas partes están apuntando fúsiles entre sí.
    Para realizar esta propuesta, mostraremos ante todo las acciones prácticas.
    3. Proponemos tomar mutuamente las medidas reales para evitar las calamidades nucleares en este territorio.
    La desnuclearización de la Península Coreana es la meta común de la nación.
Por lo tanto, nuestro ejército y pueblo mantienen la voluntad de desnuclearizar la Península Coreana.
    En cuanto a nuestras fuerzas armadas nucleares y línea de desarrollo paralelo, ellas devienen el remedio común de la nación y la opción más justa y autodefensiva para acabar con la amenaza y chantaje nucleares de EE.UU. contra la nación coreana y lograr la desnuclearización de todo el mundo, incluso la Península Coreana.
    Las fuerzas armadas nucleares de la RPDC no son el remedio para chantajear y atentar a los connacionales sino para disuadir cabalmente la amenaza nuclear de EE.UU.
    Aprovechando esta ocasión proponemos cortésmente a las autoridades surcoreanas no recurrir al acto temerario destinado a introducir en el territorio surcoreano y su contorno los peligrosos medios de ataque nuclear de EE.UU.
    La insistencia de la RPDC es que ellas deben abandonar con audacia los actos de dos caras, con los cuales toleran las fuerzas armadas nucleares de las fuerzas extranjeras que dañan a los connacionales, pero niegan las de éstos que defienden a todos los compatriotas.
    Nuestras importantes propuestas mencionadas reflejan la aspiración y la demanda de toda la nación de rechazar a las fuerzas extranjeras y adelantar la reunificación independiente, la paz y la prosperidad del país en la posición de "Entre nosotros, los connacionales".
    Si se realizan estas propuestas importantes, se resolverán todos los problemas grandes y pequeños que se presentan en las relaciones íntercoreanas incluyendo el encuentro de los familiares y parientes separados.
    Nuestro ejército y pueblo demandan unánimemente abrir con las fuerzas unidas de la nación la senda de mejoramiento de relaciones íntercoreanas.
    Expresamos la esperanza de que las autoridades surcoreanas respondan positivamente a nuestras propuestas importantes de principios.

lunes, 6 de enero de 2014

Amante al porvenir


En la actualidad cualquiera elegirá a Kim Jong Un, máximo Dirigente de Corea, como quien gana la mayor reputación de la comunidad internacional. Su interminable recorrido de trabajo por lo largo y ancho del país llama la mayor atención de los medios de prensa del mundo.
La imagen de Kim Jong Un, platicando con soltura, ánimo y holgura con las personas, tranquiliza y encanta a cualquier observador. Particularmente, su excepcional amor a las posteridades conmueve a las personas.
Hay una sentencia de que el amor a los niños es el más abnegado, exhaustivo, puro y noble y el no inventado ni impuesto.
Kim Jong Un visitó el primero de enero lunar de este año la Escuela Revolucionaria de Mangyongdae, donde les palmeó en las mejillas a los alumnos que derramaban lágrimas de emoción y los vio comiendo largo tiempo.
En último junio dispuso efectuar una festividad de la Organización de Niños de envergadura sin precedentes, asistió a la misma y platicó con amabilidad con los niños escolares, lo cual fue verdaderamente impresionante y atractivo. Fue a la Jangjae, isla solitaria en el mar occidental, donde abrazó a una criatura de 6 meses y se fotografió.
En su visita a la vivienda de un obrero en el moderno reparto Changjon recién construido, sentó al segundo hijo (escolar primario) del dueño sobre sus rodillas y le enseñó minuciosamente el método pictórico.
En agosto de este año, con motivo del Día de la Juventud, hizo efectuar solemne acto festivo, envió mensaje de felicitación a los asistentes a la ceremonia y todos otros jóvenes del país y se fotografió junto con aquellos.
Los niños representan la flor y el porvenir de la nación. La política que se practica para las posteridades determina la prosperidad o la ruina, el florecimiento o decadencia de una nación.
El Presidente Kim Il Sung, fundador de la Corea socialista, hizo prepararles a todos los niños escolares nuevos uniformes, vio algunos de ellos vestidos de las mismas prendas y muy gozoso les sacó fotos durante largo tiempo sin tomar almuerzo siquiera, lo cual vívidamente aún viene a la memoria de muchas personas. El Dirigente Kim Jong Il incluso puso en vuelo un helicóptero para los trillizos de una aldea montañosa, lo cual se transmite como una leyenda sobre el amor a las posteridades. Es que tal amor lo dispensa hoy Kim Jong Un.
No es casual en modo alguno que la Corea socialista progresa victoriosamente superando todas las dificultades.
El amor a las posteridades origina del efervescente humanitarismo y de la confianza en el porvenir.
Del desconfiado en el futuro no se puede esperar el amor a los niños y si él lo tiene, eso no pasa de ser una hipocresía o una fastuosidad.
¡Amar a las posteridades y confiar en la victoria!, esta es, diríase, la concepción de Kim Jong Un, sobre las posteridades, el futuro.
La comunidad internacional ve en Kim Jong Un que aprecia sin límites a los niños el espléndido porvenir de Corea.

Es demasiado natural que al pueblo coreano que avanza victoriosamente en pos de su Dirigente Kim Jong Un siempre le están prometidas las victorias y la gloria.