Follow by Email

viernes, 21 de julio de 2017

MINREX aconseja a EE.UU. sacar lecciones del incidente de valija diplomática


    Pyongyang, 19 de julio (ACNC) -- A la pregunta formulada por la ACNC en relación con que EE.UU. pidió disculpas por el caso de arrebato de la valija diplomática de la República Popular Democrática de Corea, sucedido en Nueva York, y la devolvió, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la RPDC dio el día 18 la siguiente respuesta:
    Como ya trascendidos, debido a la provocación ilegal de EE.UU., ha sido arrebatada el 16 de junio en el Aeropuerto Kennedy de Nueva York la valija diplomática de la delegación de la RPDC que estaba en el trayecto de regreso tras participar en la sesión de la Conferencia de Países Partidarios del Convenio de Derechos de las Personas con Discapacidades, efectuada en Nueva York.
    Hemos condenado severamente el caso como una imperdonable violación a la soberanía y una brutal provocación contra la RPDC y urgimos fuertemente a EE.UU. dar explicaciones al respecto y pedir disculpas oficiales a nivel de gobierno.
    En la reunión del comité de relaciones con el país sede de la ONU, convocada según nuestra propuesta, el representante de Chipre, presidente del comité, y los otros de numerosos países como China, Rusia, Cuba y Siria reconocieron que el arrebato de valija diplomática resulta grave e imperdonable siendo una violación de la soberanía de un país.
    En cuanto al incidente, el Departamento de Estado de EE.UU. reconoció los errores de los funcionarios de seguridad y pidió disculpas de manera oficial en nombre del gobierno estadounidense expresando la esperanza de que la RPDC tomara en cuenta que tales errores fueron cometidos por la inestabilidad de seguridad interior de EE.UU. y la demasiada nerviosidad de esos funcionarios.
    Al mismo tiempo, devolvió toda la valija diplomática a la RPDC.
    EE.UU. debe sacar lecciones de este caso y dejar de atentar contra la soberanía de otros países en violación de las leyes y reglas internacionales.   

No podrán escaparse del alcance de nuestro fuego: comentario de ACNC
    Pyongyang, 18 de julio (ACNC) -- Hace poco, EE.UU. y los títeres surcoreanos celebraron la "ceremonia inaugural de nuevo edificio" de la comandancia del 8º ejército norteamericano ocupante del Sur de Corea que se ha trasladado a la región de Phyongthaek de la provincia de Kyonggi.
    En su "discurso de bienvenida", el comandante del 8º ejército disparateó que el traslado es "otro testimonio de la solidez de la alianza Sudcorea-EE.UU." y "mejorará aun más el nivel de defensa y la disposición de combate de sus tropas".
    La trasladación de la base norteamericana está relacionada con el objetivo de EE.UU. de ocupar eternamente el suelo surcoreano siendo producto de la intención de los uniformados yanquis de salvarse ellos solos en la confrontación con la RPDC.
    Tomar como trampolín el Sur de Corea para ocupar toda Corea y realizar la ambición de dominar el mundo entero, he aquí la meta política sobre Asia del imperio norteamericano.
    De acuerdo con ella, EE.UU. desató la guerra coreana en el año 1950 y durante varios decenios, hizo sufrir a la nación coreana las desgracias y penas de todo tipo.
    En vez de sacar lecciones de la pasada guerra en que se hizo añicos el mito de su "invencibilidad", EE.UU. construyó sus bases militares en Ryongsan de Seúl y otras localidades surcoreanas y libraron frenéticamente los simulacros contra la RPDC.
    Pasmado ante el creciente poderío de nuestro ejército, EE.UU. se vio obligado a buscar el mejor remedio que es la trasladación de sus bases militares a la región al sur del río Han.
    Esto es el modo de existencia del estilo norteamericano consistente en buscar primero la salvación sin importar el honor de la superpotencia y un ejemplo de cómo es la "sólida alianza Sur de Corea-EE.UU." que se anunciaba tanto.
    En el mundo actual, ni el traslado de bases ni otras cosas por el estilo podrán cambiar la situación del imperio que está en decadencia.
    Para la RPDC lista para devastar hasta el territorio estadounidense allende del Océano, no es más que un juego aniquilar a las tropas norteamericanas y los títeres surcoreanos que están delante de las narices.
    EE.UU. anuncia ridículamente que su base militar de Phyongthaek es la más grande entre las distribuidas en el extranjero.
    Mientras sea más grande el blanco, crecerán tanto más la precisión e impactos de fuego artillero.
    Tampoco podrán alejarse del alcance de nuestro ataque los belicistas surcoreanos que levantan la ola conflictiva entregando hasta la cuna de vida y la inmensa cantidad de impuestos recaudados a la población surcoreana a su amo gringo deseoso de exterminar a toda la nación coreana.
    Dondequiera que se encuentren, sea Ryongsan o Phyongthaek o el propio territorio estadounidense, los agresores y provocadores no tendrán ningún refugio en este planeta.


jueves, 13 de julio de 2017

ACNC advierte a politiqueros australianos con sus palabras excitantes a RPDC


Pyongyang, 11 de julio (ACNC) -- En los últimos días, los politiqueros australianos acusaron el exitoso lanzamiento del cohete balístico intercontinental de tipo "Hwasong-14", realizado por la República Popular Democrática de Corea.
   El día 5, el canciller australiano dijo que el "provocativo lanzamiento de prueba de ICBM" del Norte de Corea es una violación a la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU y "destruye la seguridad regional e internacional y amenaza invariablemente a los países periféricos". A su vez, el vicepremier picoteó que "su país tomará parte en las acciones militares contra el Norte de Corea si éste lance la ojiva nuclear contra EE.UU.".
   Todas las locuras provocativas de los estadistas australianos con los sentidos lentos sobre la realidad no son más que una queja de los politiqueros conservadores proyanquis que repiten las palabras de Estados Unidos sin consideración alguna sobre la voluntad del pueblo australiano.
   Lo insoslayable del caso es que los politiqueros conservadores proyanquis se obstinan en describir sin razones el presente lanzamiento del país socialista como una "amenaza a los países periféricos" y hacen esfuerzos desesperados por formar la "fobia" sobre la RPDC entre los países asiáticos.
   Como había declarado, la RPDC, siendo el responsable país poseedor de armas nucleares, no ha amenazado ni una vez con el pertrecho nuclear y nunca amenazará a otros que no le amenazan con el mismo pertrecho.
   A diferencia de las insistencias de los politiqueros conservadores, la capa militar de alto rango de ese país opina que "es claro que su región septentrional está en el alcance de disparo del Norte de Corea" y "es necesario comprenderlo bien inclusive las consecuencias desde el punto de vista militar". Estos criterios exigen el juicio más realista, sano y objetivo.
   Acentuamos una vez más que quienes se encuentran tan perplejos ante las medidas de la RPDC por el fortalecimiento de fuerzas armadas nucleares, son el país norteamericano y las fuerzas seguidoras que imponían al país socialista durante decenios la unilateral amenaza nuclear.
   El armamento nuclear de la RPDC es la espada de justicia para defender la soberanía y los derechos a desarrollo y existencia del país y la nación desde la amenaza nuclear de EE.UU. y para preservar la paz y la seguridad de la Península Coreana y su contorno.
   Para los politiqueros australianos es mejor meditar bien las consecuencias de sus palabras ignorantes e irresponsables.

Cancillería coreana califica a EE.UU. de caudillo de violación de DDHH
   Pyongyang, 13 de julio (ACNC) -- A la pregunta formulada por el reportero de la ACNC con respecto a que EE.UU. se halla en un aprieto por sus actos arrogantes portándose como "juez de DDHH", el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de la RPDC dio la siguiente respuesta:
   Está conocido por todo el mundo el hecho de que EE.UU. es el caudillo de violación de DDHH y país original de tráfico de humano.
   En ese país americano más de 67 mil mujeres sufren diariamente la violación sexual y más de 100 mil niñas están obligadas cada año a la prostitución.
   También, se incrementa bruscamente el tráfico de niños, lo cual no pasa de ser una parte del estado de violación de DDHH en EE.UU.
   También, ese país americano es el único país que niega su ingreso en los convenios internacionales por la prevención del tráfico humano incluyendo el convenio por la prohibición de tráfico humano y la prostitución y el convenio de derechos de niños en los que están participados casi todos los países del mundo.
   Recientemente, los dos relatores especiales por temas pertenecientes al Consejo de DDHH de la ONU demandaron la cancelación de la sentencia de pena capital presentando una duda del proceso de juicio sobre los discapacitados mentales efectuado en EE.UU., lo cual refleja la censura y el odio de la arena internacional sobre el sistema judicial del país norteamericano que perpetra la violación a los derechos humanos.
   Resulta muy absurdo el que EE.UU. censura a otros países inventando anualmente el "informe de tráfico de humano".
   Hace poco, el Departamento de Estado norteamericano hizo público el "informe de tráfico de humano" de 2017 y cuestionó arbitrariamente la situación de DDHH de otros países. Esto provocó la condena de muchos países que lo calificaron unánimemente de un documento falso lleno de fraudes y calificaron a EE.UU. del nido de tráfico de humano.
   En particular, Rusia rechazó como un documento fraude el "informe" de EE.UU. de que los trabajadores norcoreanos están sometidos en el "trabajo forzoso" en los "asentamientos de trabajo" en el territorio ruso. La realidad vuelve a demostrar que el país norteamericano es caudillo de fraudes y mentiras.

   Antes que todo, EE.UU deberá aprender primero el modo de corregir primeramente los quehaceres asquerosos propios de su país, violador y criminal de DDHH quitando de inmediato la mascara de "juez de DDHH".

ACNC comenta aventurera opción militar de EE.UU.


   Pyongyang, 12 de julio (ACNC) -- Últimamente, el Departamento de Defensa de EE.UU. anuncia ruidosamente que ha preparado el plan de ataque militar anti-Norte según la indicación de Trump.
   El mismo mandatario norteamericano no oculta el intento de ataque militar diciendo que "ya terminó la época de paciencia estratégica sobre el Norte (de Corea)" y que "tiene un plan muy fuerte y firme contra él".
   Muy asustado por el exitoso lanzamiento de prueba del cohete balístico intercontinental "Hwasong-14" de la RPDC, EE.UU. libró la llamada demostración conjunta de misiles balísticos con los belicistas surcoreanos y el ejercicio de tiro de combate de los bombarderos nucleares B-1B trasladados otra vez al cielo de la Península Coreana.
   Por otra parte, aprobó oficialmente el cambio del tubo de lanzamiento de misil crucero Tomahawk del submarino nuclear de clase Virginia, importante arma estratégica para el ataque anti-RPDC, con el objetivo de ampliar más de 3 veces su capacidad de ataque terrestre.
   Esto deviene la acción agónica de EE.UU. que cogió tremendo miedo al inagotable poderío estatal y la posición estratégica de la RPDC situada en la nueva altura.
   Y comprueba que las maniobras hostiles anti-RPDC de la actual administración norteamericana llegan a una fase muy peligrosa.
   La administración Trump, que decía que había sido descartada la opción militar de la política de "máxima presión y compromiso", reclama abiertamente el golpe militar, lo cual demuestra que EE.UU. intenta realizar a toda costa la ambición de desatar la guerra anti-RPDC con el ataque preventivo y sorpresivo.
   EE.UU. insiste ahora en que la RPDC ya sobrepasó la supuesta "línea roja", pero quien lo hizo realmente fue él mismo.
   Nuestro ejército y pueblo están dispuestos a hacer frente a la imprudente opción militar de EE.UU.
   Si EE.UU. tiene preparado el plan de ataque militar anti-RPDC, ésta también tiene el otro de fuerte reacción militar al estilo coreano, el de operación para exterminar el territorio norteamericano.
   La apuesta de guerra nuclear de EE.UU. adelantará sólo el peor desastre de su historia, o sea, la devastación del territorio estadounidense.
   Desde el momento en que se ponga en práctica el plan de ataque militar anti-RPDC, se tornará trágico el destino de EE.UU.
   Es muy ridículo el comportamiento de las autoridades surcoreanas que tratan de ocultar el siniestro intento de ataque preventivo de su amo gringo con las expresiones como "diálogo" y "papel protagónico".
   Sería bueno a la actual administración norteamericana que se porte con seriedad escuchando la voz de la sociedad internacional de que "el ataque preventivo anti-RPDC no es una opción real" y "es necesario corregir la postura histérica sobre la RPDC".


miércoles, 12 de julio de 2017

MINREX rechaza acusación de EE.UU. en el tema de "Hwasong-14"


     Pyongyang, 7 de julio (ACNC) -- Con respecto a que EE.UU. trata de elevar al máximo en escala internacional el grado de sanción y presión contra la RPDC describiendo como "amenaza mundial" el lanzamiento de prueba del cohete balístico intercontinental, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea hizo pública hoy una declaración que sigue:
     El desarrollo del cohete balístico intercontinental por nuestro país es la opción de autodefensa para eliminar de raíz la política hostil anti-RPDC de EE.UU. y su amenaza de guerra nuclear que persisten década tras década y de siglo en siglo.
    Sin embargo, EE.UU. cuestiona esa opción justa como "amenaza mundial" y habla tanto de la "acción global" para frenarla, lo que es una expresión coherente de la "doctrina de dar prioridad a EE.UU." al estilo de Trump que persigue sacar provechos propios sacrificando a otros.
     La mentalidad de bandido de oponer todo el mundo a un Estado soberano por la razón de que éste no le agrada no será aceptada nunca por los hombres con sano juicio ni por los países independientes.
    Ya es el tiempo en que se cambie radicalmente la visión estratégica de EE.UU. sobre la RPDC y el primero deberá poner punto final a la amenaza y chantaje nucleares contra la segunda cancelando sin demora su política hostil.
    Como ha declarado el Máximo Dirigente Kim Jong Un, mientras no se eliminen de raíz la política hostil y la amenaza nuclear de EE.UU. contra la RPDC, ésta no pondrá en ningún caso sobre la mesa de negociaciones el arma nuclear y el cohete balístico ni retrocederá ni una pulgada del camino escogido hacia el incremento de las fuerzas armadas nucleares.
    Si EE.UU. redobla los esfuerzos por acabar mediante la sanción y presión con el poderío nacional en general y la posición estratégica de la RPDC crecidos considerablemente, ésta no dejará de enviar a aquél los "paquetes de regalo" de diferentes tamaños.

Portavoz de CCPAP condena la aventurera opción militar de EE.UU.
contra la RPDC
     Pyongyang, 7 de julio (ACNC) -- En relación con que Estados Unidos, espantado ante el invencible e inagotable poderío estatal de la RPDC, recurre más que nunca a las imprudentes tentativas militares, el portavoz del Comité Coreano por la Paz de Asia y el Pacífico (CCPAP) hizo pública el día 7 la siguiente declaración:
    En estos días, el Departamento de Defensa de EE.UU. habla ruidosamente que ha preparado el proyecto de ataque militar según la indicación de Trump de trazar diversos planes de reacción frente a la "provocación del Norte (de Corea)".
    En particular, muy asustado por el reciente y exitoso lanzamiento de prueba del cohete balístico intercontinental en la RPDC, EE.UU. exacerba más la situación desarrollando la demostración armada de misiles balísticos junto con los belicistas surcoreanos.
    Este hecho comprueba que es una mentira pura el dicho de la administración Trump de "no agredir a la RPDC y preservar su régimen" y eso es un engaño para ocultar su siniestra intención de realizar la ambición de desatar la guerra de agresión contra la RPDC con el ataque sorpresivo.
    Tales acciones militares tan provocativas y peligrosas muestran que llegan a una fase extremadamente imprudente las maniobras hostiles a la RPDC de la administración Trump.
    Evidentemente dicho, el plan de ataque militar anti-RPDC de EE.UU. es un acto suicida.
    EE.UU. debe comprender que si tiene el plan de ataque militar para doblegar por la fuerza a la RPDC, ésta también tiene el propio proyecto de reacción militar, es decir, el de operación para devastar el territorio norteamericano.
    Si estalla la guerra, no podrán salir ilesas tampoco las autoridades surcoreanas que tratan de ocultar el siniestro intento de ataque preventivo de EE.UU. con las palabras como "diálogo" y "papel protagónico".
    La invasión armada anti-RPDC será la peor opción que adelantará la destrucción final de EE.UU. y sus lacayos.

¿Qué es lo que demanda la situación de la Península Coreana?:
comentario de ACNC
     Pyongyang, 8 de julio (ACNC) -- Últimamente, los ex funcionarios de alto rango y los especialistas en el problema coreano de varios países urgen a EE.UU. cambiar la anacrónica política de hostilidad contra la República Popular Democrática de Corea.
    Tales voces que se escuchan en el interior de EE.UU. exigen a la administración Trump que vea correctamente la cambiada estructura de la fuerza entre la RPDC y EE.UU. y cambie con audacia la política.
    Eric Gomez, analista del Instituto Cato de EE.UU., expresó en su comentario como sigue:
    La política de EE.UU. sobre Corea está totalmente fracasada y la administración Trump tendrá que trazarla de nuevo desde el principio. Quizá la política de "máxima presión" sea aceptada fácilmente para los norteamericanos, pero casi no tiene posibilidad de cambiar la acción del Norte de Corea.
    Benette Ramberg, ex investigador de la política perteneciente a la administración Bush, señaló en su comentario que EE.UU. y el Sur de Corea deben reconocer la realidad del problema nuclear del Norte de Corea y buscar la manera de coexistir con éste dejando su absurda ilusión de hacerle renunciar el arma nuclear.
    Doug Bandow, investigador superior del Instituto Cato, asesor especial del ex presidente estadounidense Ronald Reagan y experto de la política exterior, publicó un comentario que expone la siguiente opinión:
    EE.UU. deberá reexaminar la promesa de "seguridad" dada al Sur de Corea.
    Después del fin de la guerra coreana, EE.UU. no tiene ningún motivo para seguir protegiendo hasta ahora el Sur de Corea.
    EE.UU. podrá tomar la opción de anular por etapas el estacionamiento de sus tropas en suelo surcoreano y la promesa de "seguridad".
    Lo importante es que la retirada de tropas norteamericanas puede tachar el nombre de EE.UU. en la lista de blancos de ataque del Norte de Corea.
    De hecho, sacar la mano del problema de la Península Coreana es el método más sencillo para eliminar la preocupación de EE.UU. por los misiles norcoreanos que apuntan el territorio norteamericano.
    No vale la pena que EE.UU. se hunda cada vez más en el peligro nuclear de la Península Coreana.
    El director encargado del plan de seguridad internacional de un instituto en Sydney opinó que para Washington, coexistir con el Norte de Corea, que tiene el misil nuclear de largo alcance, es el único remedio hasta que trague la medicina amarga.
    La situación se cambia.
    Ya es el tiempo en que EE.UU. deje su infructífera política de hostilidad anti-RPDC.
    Al ver bien la corriente histórica de hoy, EE.UU. deberá cambiar su política sobre Corea y cumplir con su responsabilidad asumida en el aseguramiento de la paz de la Península Coreana, lo cual convendría a sí mismo también.

Vocero de CRN insiste en disolución del "Partido de Corea Libre"
     Pyongyang, 10 de julio (ACNC) -- Con respecto a que con el paso del tiempo se toma más auge en el Sur de Corea la lucha masiva por acabar con el "Partido de Corea Libre", organización política conservadora proyanqui y residuo de la dictadura fascista de "Yusin", el portavoz del Consejo de Reconciliación Nacional hizo pública el día 10 una declaración.
    Las abrumadoras masas del Sur de Corea, inclusive los obreros, los campesinos, los jóvenes y estudiantes y hasta las amas de la casa, se levantaron en demanda de la descomposición inmediata del "Partido de Corea Libre", colectivo proyanqui y projaponés y horda de traidores a la nación quienes traen la crisis de guerra fomentando la aviesa confrontación fratricida, inicia el portavoz y continúa:
    La lucha se extendió hasta a las regiones de la provincia de Kyongsang y Taegu, conocidas como baluartes del conservatismo.
    La resistencia masiva por la disolución de ese partido constituye una sublevación justa por erradicar el servilismo proyanqui, la confrontación fratricida y la dictadura fascista, que son estorbo de la sociedad surcoreana y causa raigal de todas las desgracias y sufrimientos, y por implantar la independencia, la justicia y la democracia.
    El "Partido de Corea Libre" es precisamente el primer objetivo a ser eliminado como mal.
    Deviene la vergüenza de la nación el hecho de que todavía quedan vivos los maníacos conflictivos y las pandillas más corruptas como la banda de "Partido de Corea Libre", a ser sentenciados duramente en el tribunal de la opinión pública junto con la traidora Park Geun-hye.
    Al dejar intactos al "Partido de Corea Libre" y otros remanentes conservadores ultraderechistas no se pueden realizar la reconciliación y la unidad verdaderas de la nación ni la reintegración territorial ni tampoco la independentización y la democratización de la sociedad surcoreana.

Rodong Sinmun denuncia la presión de EE.UU. a China
    Pyongyang, 10 de julio (ACNC) -- En estos días, EE.UU. obliga a China a elevar el nivel de "sanción y presión anti-RPDC", mostrando descontento del papel del país asiático en el "impedimento del desarrollo nuclear del Norte de Corea".
    Trump amenazó directamente a China diciendo que "tomará acciones independientes si China no toma activa parte en la presión anti-RPDC" y las autoridades de la Casa Blanca y la administración norteamericana, las figuras de alto rango del Congreso y la capa militar de EE.UU. y hasta ex presidente Obama hablan de la necesidad de "urgir fuertemente a China a presionar al Norte de Corea".
    Además, el país norteamericano impone las sanciones a las empresas y los individuales chinos, que habían negociado con la República Popular Democrática de Corea, califica a China de un "peor Estado traficante del ser humano", reanuda el problema del conflicto por la soberanía del Mar Sur de China e intenta ubicar sin falta THAAD en el Sur de Corea junto con los títeres surcoreanos, así que presiona a China perjudicando los "intereses claves".
    Los esfuerzos desesperados de EE.UU. no pasan de ser último coletazo de quien no encontró otros métodos para frenar el mejoramiento de la capacidad nuclear del país socialista.
    Así subraya el diario Rodong Sinmun en un comentario individual divulgado el día 10 y continúa:
    EE.UU. intenta sofocar completamente a la RPDC con el método de interrumpir todas las fuentes de divisas y las vías comerciales presionando a los países vecinos.
    Sembrar discordias entre los países de la misma región y aprovecharse de los conflictos de ellos son hábitos astutos del imperialismo norteamericano.
    El imperio norteamericano trata de evadir de la culpa en caso de que sea condenada internacionalmente la "campaña de sanciones y presión anti-RPDC" por conducto de los países vecinos.
    Se ponen más abiertas las locuras arrogantes y estúpidas de EE.UU. cuando China vagabundea sin tener la imparcialidad y lejos de principios.

    Todos deberán tomar la opción clarividente ante el corriente principal de la época en que salen victoriosas la independencia y la justicia.

lunes, 3 de julio de 2017

CNCDP exige disolución de la "Comandancia de las Fuerzas de la ONU"


     Pyongyang, primero de julio (ACNC) -- El portavoz del Comité Nacional Coreano por la Defensa de la Paz (CNCDP) hizo pública hoy una declaración con motivo del 60º aniversario de la instalación en Seúl de la "Comandancia de las Fuerzas de la ONU" por parte de EE.UU.
     En junio de 1950, EE.UU. provocó la guerra contra el Norte (de Corea) y en julio de 1957, trasladó al Sur de Corea la Comandancia de las Fuerzas Norteamericanas en el Extremo Oriente, que se encontraba hasta entonces en Tokio, cambiando su nombre por la "de las Fuerzas de la ONU", recuerda el documento y continúa:
     De esa manera, expuso abiertamente su siniestra intención de internacionalizar el problema de la Península Coreana y establecer la OTAN de versión asiática con que aceleraría el cumplimiento de la política de dominar a Corea y la estrategia de hegemonía mundial.
     Últimamente, EE.UU. se dio a la tarea de reforzar dicha comandancia con el claro objetivo de aplastar militarmente a la República Popular Democrática de Corea al provocar la segunda guerra coreana bajo la insignia de la ONU.
     La hipocresía, la falsedad y el engaño son los métodos de existencia propios de los imperialistas. Pero, no hay en el mundo otro Estado tan cínico y bandidesco como EE.UU. que de siglo en siglo, abusa de la etiqueta de la ONU con la misión de garantizar la paz y seguridad mundiales como instrumento de agresión y guerra.
     Las obstinadas tentativas de EE.UU. y los elementos proyanquis del Sur de Corea de mantener a toda costa la "Comandancia de las Fuerzas de la ONU", producto de la Guerra Fría y aparato de agresión, constituyen un desafío frontal a la nación coreana, que aspira a la independencia y aprecia la paz de la Península Coreana, y una imperdonable burla e insulto a la sociedad internacional.
     Tanto para la paz y seguridad de la Península Coreana y la región de Asia-Pacífico como para la recuperación del honor de la ONU como organización internacional, la "Comandancia de las Fuerzas de la ONU" no tiene justificación de su existencia.
     De acuerdo con la unánime opinión y demanda de la nación coreana y la sociedad internacional, EE.UU. deberá disolver sin demora ese aparato ilegal, condenado a la desaparición física por la historia, y sacar del suelo surcoreano a sus fuerzas armadas agresoras y todos los armamentos mortíferos.

Rodong Sinmun exige la disolución de "Comandancia de las Fuerzas de la ONU"
     Pyongyang, 3 de julio (ACNC) -- Aunque transcurrió más de medio siglo desde el cese de fuego en la Península Coreana, Estados Unidos ocupa todavía el Sur de Corea en el sentido militar y trata de provocar la guerra de agresión al Norte de Corea abusando del rótulo de la "Comandancia de las Fuerzas de la ONU".
     Por culpa de las tropas norteamericanas estacionadas en el Sur de Corea que usan el disfraz de "Fuerzas de la ONU", no hay la paz duradera en la Península Coreana donde se aumenta por el contrario el peligro de guerra nuclear.
     Así revela el diario Rodong Sinmun en un artículo individual difundido este lunes y prosigue:
     En este mundo no hay otro bandido tan descarado como EE.UU. que abusa de siglo en siglo del nombre de la ONU en el cumplimiento de su política agresiva.
     Sin embargo, los sucesivos gobernantes surcoreanos cooperaron con EE.UU. en la campaña de guerra nuclear anti-Norte defendiendo la ocupación militar del suelo surcoreano con el embuste de que es "legítima" la "Comandancia de las Fuerzas de la ONU".
     EE.UU. y los títeres surcoreanos mantienen todavía ese aparato y tratan de reutilizarlo como mecanismo de la coalición multinacional para la guerra anti-Norte agravando así la tensión de la Península Coreana y la región.
     Este hecho constituye desafío frontal a la nación coreana, que aprecia la independencia y la paz, y burla imperdonable a la sociedad internacional.
     No hay razón de la existencia continua de la "Comandancia de las Fuerzas de la ONU", condenada a la desaparición física por la historia.
     EE.UU. debe disolverla según la unánime demanda de la nación coreana y la sociedad internacional y retirar sin demora a sus tropas agresoras del suelo surcoreano.

ACNC publica comentario sobre el error estratégico de EE.UU.
en problema coreano
     Pyongyang, primero de julio (ACNC) -- Estados Unidos cayó en el dilema en la estrategia sobre la República Popular Democrática de Corea.
     Hace poco, Trump confesó en su Twitter que "fracasó el plan de EE.UU. para frenar el desarrollo nuclear del Norte de Corea moviendo a China" mientras el presidente del Consejo de Relaciones Exteriores de EE.UU. admitió que "la 'desnuclearización del Norte de Corea' es una meta irreal".
     Son lamentos que comprueban la equivocada decisión estratégica de EE.UU.
     Desde el estreno de la administración Trump, quedó revelada la vulnerabilidad de su política sobre la RPDC.
     En lugar de aprender lecciones del fracaso de sus antecesoras, ella está enfrascada ahora en el cumplimiento de su política de "máxima presión y compromiso".
     La gran derrota, que repitió históricamente el imperio americano en el enfrentamiento con la RPDC, no se debió al grado o a la dimensión de la campaña de presión contra ésta.
     La sociedad internacional opina que las políticas inventadas por Trump menospreciando a los ejecutivos antecesores no se difieren mucho de las desgastadas estrategias anteriores.
     La RPDC tiene la voluntad y convicción de no retroceder ni un paso en la senda por la independencia y justicia.
     En ese trayecto, se convirtió en la potencia mundial con el poderío de unidad monolítica, que no tiene ningún otro país o nación, las fuerzas armadas centradas en las nucleares y la capacidad de fortalecerse con medios propios.
     Por el contrario, EE.UU. se buscó la crisis de decadencia debido a sus acciones hegemónicas que parten de su extremada arrogancia y sobreestima.
     Ahora, no estamos en el siglo 20, cuando EE.UU. imponía su ley como cabecilla del imperialismo, sino en la centuria 21, época de independencia.
     La tragedia de EE.UU. estuvo en moverse sin conocer a su rival cambiado en el transcurso del tiempo ni a sí mismo, lo cual es también el error estratégico de la actual administración norteamericana.
     La RPDC frustra paso a paso las maniobras de la banda de Trump, que recurre neciamente a la política de garrote nuclear, demostrando a todo el mundo el poderío militar de la potencia nuclear del Juche.
     Es natural que la sociedad internacional evaluara que "terminó la época en que se pensaba que no habrá la guerra nuclear en EE.UU." y "este país debería asumir la responsabilidad de la devastación de su territorio nacional por la bomba nuclear".
     Sin embargo, la administración Trump se porta anacrónicamente abrigando todavía cierta ilusión.

 Desafía públicamente con la "ampliación de entrenamiento conjunto EE.UU.-Sur de Corea" a la demanda unánime de la RPDC y la sociedad internacional sobre la paz y estabilidad de la Península Coreana.

 Las acciones insensatas de EE.UU. causarán el resultado catastrófico de hacer sufrir al territorio nacional el desastre más terrible de la historia.


 La equivocada decisión estratégica termina con la ruina definitiva.