Follow by Email

martes, 30 de julio de 2013

INAUGURACIÓN DE EXPOSICIÓN DE ARTE COREANO EN PAMPAS - TAYACAJA - 2013


 El día 26 de Julio del Pte se desarrolló la inauguración de nuestra exposición de Arte Coreano en la ciudad de Pampas Tayacaja. con la presencia de importantes autoridades y público en general.
Esta exposición se desarrolla con motivo de la celebración del 60º Aniversario del triunfo de la RPDC en la guerra de la liberación de la patria que se desarrolló del 25 de Junio de 1950 al 27 de julio de 1953, que culminó con la firma del armisticio de Pakmunjon.

En imagen las palabras de inauguración por parte del Prof. Walter Bernardo Cóngora Sub Director de Cultura de la Municipalidad de Pampas Tayacaja


Momento en que el Agregado Cultural de la embajada de la RPDC en nuestro país KIM YONG IL hace entrega de un presente a los representantes de la municipalidad.

Imagen de la entrega de presentes al Sr. KIM YONG IL a nombre del municipio de Pampas por su visita.

Vista panorámica de la inauguración de nuestra exposición.

Momento de la entrega de presentes a nuestro Sec. General C. Yuri Castro Romero


Imagen del público asistente a este magno evento 

JOSÉ CARLOS MARIÁTEGUI Y KIM IL SUNG: IDEAS PARA UN PARALELO




Hemos querido agregar este importante artículo publicado por el C. Luis Maraví, a un hecho histórico importante haciendo un importante paralelo histórico entre estos dos grandes hombres en circunstancias históricas disímiles pero que llegaron a un pensamiento similar, un socialismo basado en la historia de su pueblo y sus necesidades. 
agradecemos al C. Luis Maraví por realizar este importante trabajo. 

Atte.

Yuri Castro Romero

Luis M. MARAVÍ ZAVALETA
(Un humilde homenaje para el 60° Aniversario de la Guerra de Liberación de la Patria de la RPD de Corea)

Martens (1992) afirmaba que no era un milagro que la RPD de Corea se mantuviera en pie a pesar del derrumbe del “socialismo real”. Todo ello se debía a la capacidad de crear un socialismo independiente, basado en las masas populares coreanas, de acuerdo a la realidad del país. El socialismo coreano tiene en la Idea Juche (teoría filosófica derivada del marxismo y las tradiciones nacionales coreanas) su núcleo metodológico y a Kim Il Sung como su fundador. Resulta interesante desde el punto de vista teórico – político el trazado de un paralelo entre la vida y obra del Líder coreano y la trayectoria de nuestro Amauta: ¡no son pocas las similitudes!
Ni José Carlos Mariátegui ni Kim Il Sung nacieron en cuna de oro. Separados por apenas 17 años de diferencia (el peruano nació en 1895; el coreano, en 1912), casi se les puede considerar contemporáneos. Ambos trabajaron desde muy pequeños, si bien es cierto que la Corea pisoteada por el imperialismo nipón era espantosamente peor que el Perú de la República Aristocrática, aunque ambos escenarios compartían un rasgo ignominioso:  los naturales del país eran tratados mucho peor que los extranjeros, sus amos.
Los primeros estudios del Amauta en una escuelita fiscal no fueron tan difíciles como los del niño Kim Song Ju  (Kim Il Sung es uno de los nombres que adopta después, durante la lucha guerrillera): el futuro General tuvo que abandonar su Patria para aprender su propio idioma (prohibido por los japoneses) y el chino en una escuelita del noreste de China. Pero en los ideales comienzan las coincidencias: si el Amauta sostenía que su vida era guiada por un alto ideal, Kim Song Ju tuvo siempre presente la consigna “Jiwon” (“Gran propósito”), enunciada por su padre, el ilustrador Kim Hyong Jik, fundador de la clandestina Asociación Nacional Coreana. El “camino de mil ríes para el estudio” que le permitió al futuro revolucionario coreano conocer a su Patria y al pueblo se equipara al viaje del Amauta a Italia. No se trata solo de la lejanía del país de destino sino de la evolución que sufrió el propio Mariátegui: de periodista hípico a hombre comprometido con las causas sociales. A veces de lejos se conoce mejor lo propio, con mucha mayor razón si en  el viaje se obtiene las herramientas para hacerlo: Constantino Cavafis lo describió muy bien en su poema “Ítaca”. Eso fue lo que no comprendieron los individuos indecentes que lo tildaban de europeísta, frente a un supuesto “indoamericanismo” que nunca llevaron a cabo.
El período organizativo, teórico y político de ambos líderes marxistas es muy rico en acontecimientos similares: mientras el Amauta se dedicó a organizar el colectivo que trabajaría después en torno a la revista “Amauta”, el quincenario “Labor” y el Partido Socialista, Kim Il Sung organizaba la Unión para Derrotar el Imperialismo (UDI), la Unión de la Juventud Antiimperialista (UJA) y otras pujantes organizaciones en las provincias chinas del noreste, con gran acogida de los chinos y coreanos allí residentes. Mientras José Carlos Mariátegui escribía ensayos y artículos acerca de la realidad peruana que Lima no reconocía por encontrarse fuera del Jirón de La Unión, el juvenil revolucionario coreano escribía dramas revolucionarios, revistas y canciones que tenían por objetivo despertar el sentimiento nacional coreano, atemorizado por la japonización. Si el Amauta representó un grado superior, socialista y marxista, en el desarrollo del pensamiento político peruano con relación al anarcosindicalismo, Kim Il Sung desempeñó análogo rol sobre el nacionalismo feudal, añorante de la depuesta dinastía Ri y que perdía su tiempo constituyendo numerosas juntas de gobierno de papel en el extranjero.
Pero la mayor coincidencia del Líder coreano con el Amauta se encuentra en una tesis central en ambos. Es conocida la sentencia mariateguiana acerca del socialismo sin calco ni copia que se debe crear en América Latina. Pues bien: Kim Il Sung arriba a la Idea Juche como reacción frente a los rasgos predominantes en los políticos nacionalistas y arqueocomunistas de Corea: subordinación a las grandes potencias,  desconfianza en la fuerza de su propio pueblo, poco espíritu creativo para resolver los problemas surgidos de la realidad. La concepción del Juche la realizó Kim Il Sung a los 17 años mientras se encontraba preso en la ciudad china de Jilin. Luego de ello, estaba listo para iniciar la preparación de la lucha guerrillera antijaponesa, creando la Asociación de Camaradas Konsol o, posteriormente, la Asociación para la Restauración de la Patria.
El realismo y pertinencia de las tácticas políticas de Kim Il Sung y sus camaradas, así como la flexibilidad de los métodos empleados, cuyo éxito se deja ver a partir de 1932 cuando se inician las acciones armadas, no siempre fueron bien comprendidas a la primera ocasión por la Internacional Comunista (IC). Sin embargo, ello no significó una ruptura, sino una explicación persistente a los representantes de la IC con hechos y obras, lo que le valió al Líder coreano sucesivas invitaciones a Moscú para estudiar y enseñar a otros comunistas, las mismas que siempre fueron rechazadas amablemente. Ya terminada la Segunda Guerra Mundial, Stalin hubo de agradecerle por su destacado rol al defender la frontera oriental de la URSS de los japoneses. En las discusiones con la IC también se nota la similitud de las que libró Mariátegui con el Comité Sudamericano, a raíz de las tesis organizacionales y políticas creativas que envió mediante dos delegados: tal vez por dogmatismo de sus dirigentes, tal vez por prejuicio, ¡quién sabe! Quizá fue el deseo de explicar personalmente sus ideas al Buró en Buenos Aires el que animó el viaje que finalmente fue truncado por su muerte.
El paralelo entre Kim Il Sung y el Amauta culmina en 1930. Luego de este año, el Líder coreano desarrolló una vastísima actividad para liberar Corea los japoneses, desarrollar el nuevo Poder, derrotar a los norteamericanos y continuar construyendo el país hasta su muerte en 1994. Después de 1930, la trayectoria del Amauta se pierde en el terreno de la ucronía: ¿qué hubiese pasado si hubiese conseguido defender con éxito sus tesis en Buenos Aires? ¿Hasta qué punto podría haber desarrollado el marxismo sin calco ni copia? ¿Cuál hubiese sido el rumbo del Partido Comunista con su Amauta a la cabeza? ¿Su actividad política y social hubiese coincidido con la que delineó Kim Il Sung para su país? Nadie lo sabe ni lo sabrá nunca, pero de la creatividad política de José Carlos Mariátegui y Kim Il Sung hay mucho que aprender todavía.

jueves, 11 de julio de 2013

“Mundo sin armas nucleares”



En abril de 2009 el presidente estadounidense Obama que acababa de  subir al trono, en el giro de viaje por la Europa, proclamó “librar el mundo de las armas nucleares”, razón por la que el mismo año fue laureado con el Premio Nobel de Paz.
Por aquel tiempo la sociedad internacional bullió de debates de si era justo o injusto el haberle conferido la remuneración solo de una palabra. No pocas personas, diciendo que lo importante era la práctica y no el habla, quisieron ver cómo Obama cumpliría sus palabras.

Invariable estrategia nuclear
Depositar gran esperanza en las armas nucleares para tomar el dominio del mundo fue invariable estrategia de las anteriores administraciones estadounidenses.
Durante la Segunda Guerra Mundial EE.UU. explotó y usó las bombas atómicas y también después del cese al fuego definió las armas nucleares como su más importante medio para verse realizado su ambición por el dominio del mundo. Con miras a mantener y afianzar su monopolio de las armas nucleares o su absoluta superioridad en el mismo renglón, reforzó constantemente sus fuerzas armadas nucleares.
Aún después de la finalización de la guerra fría, el desmoronamiento de la Unión Soviética que era su rival principal en la carrera nuclear, no renunció a su afición a las armas nucleares. Se decidió a reanudar en el año 2002 la investigación de las artefactos nucleares que había interrumpido cierto tiempo y en el 2008 desembolsó al mínimo 52 mil 400 millones de dólares en la modernización de las armas nucleares. Planeó hacer pequeñas las armas nucleares para usarlas fácilmente como las convencionales e impulsó activamente la invención de las nuevas ojivas nucleares y otras reformadas.
Lo que despertó la mayor preocupación de la sociedad internacional fue que EE.UU. reveló abiertamente su intento de valerse de las armas nucleares en cualquier momento contra países de los que no le gustan. Bush, antecesor de Obama, definió el “ataque preventivo con armas nucleares” como la política y publicó hasta el listado de los objetos de este ataque, en el que designó a la República Popular Democrática de Corea y varios otros países.
¿Acaso la administración Obama, a diferencia de sus anteriores, aplicará la estrategia nuclear?
En medio de la sospecha de la sociedad internacional pasó el primer mandato de 4 años de la administración Obama y se inició el primer año de su segundo mandato.

Crisis nuclear sin precedentes
La sociedad internacional tenía esperanza de que durante el mandato de Obama el mundo no sería liberado de la amenaza con armas nucleares, pero por el contrario presenció la pésima crisis nuclear nunca conocida.
EE.UU. que persistentemente intimidaba con armas nucleares a la RPD de Corea, creó, por fin, una aguda crisis de la guerra termonuclear, cuyo motivo fue la adopción de la “resolución sobre las sanciones” por parte del Consejo de Seguridad de la ONU que el imperio logró instigando a sus seguidores tras poner en tela de juicio el plenamente justo lanzamiento del satélite con fines pacíficos de Corea. Y al ver indignarse a Corea y realizar la tercera prueba nuclear subterránea para defender su soberanía y dignidad, logró adoptar otra “resolución sobre las restricciones” y desarrolló simulacros de guerra nuclear de envergadura sin precedentes, los “Key Resolve” y “Foal Eagle”, en los que participaron la inmensa cantidad de fuerzas armadas nucleares, incluso el bombardero estratégico nuclear “B-52” y el Stealth “B-2A”, por primera vez en la historia.
Frente a esto, Corea declaró que daría golpes al territorio estadounidense y sus bases militares en Hawai, Guam y otros sectores de la zona de operaciones de Pacífico, presentó una nueva línea estratégica de desarrollar simultáneamente la construcción económica y la de las fuerzas armadas nucleares para defender con firmeza su seguridad de la cada día más agravante intimidación con armas nucleares de EE.UU. y adoptó una ley para consolidar más su posición propia del país poseedor de las armas nucleares. Se trata de una reacción demasiado natural y lógica de Corea a la insensatez de EUA.
El periódico noruega Aftenposten comentó que EE.UU., contraviniendo al cumplimiento de las tareas estipuladas por el Tratado de No Proliferación de las Armas Nucleares, blande las porras atómicas, lo cual convence a otros países de que solo al poseer armas nucleares, pueden subsistir y enfrentarse a él mismo.
La conclusión es explícita. La desnuclearización de EE.UU. es la condición previa fundamental de la del mundo.
De ahí que si Obama deseara de corazón un “mundo sin armas nucleares”, primero debiera abdicar de la política de intimidar con armas nucleares a otros países y eliminar del todo su inmensa cantidad de ellas.
Pero, esto contraviene diametralmente a la ambición por dominar al mundo, la naturaleza del imperio americano, y Obama nunca podría hacerlo. Si esta es la verdad Obama será inscrito en la historia como “hipócrita secular” que engañó a todo el mundo.

Le convendría confesar a no más tardar que habló por hablar y deponer el Premio Nobel de Paz.

Fin de los “generales siempre triunfantes”



La guerra coreana (junio de 1950-julio de 1953) fue para Estados Unidos de América que se jactaba de su “supremacía” en el mundo, la primera pérdida en su historia. Durante la contienda los generales militares estadounidenses que se vanagloriaban de ser “siempre triunfadores” no pudieron evadir del trágico destino.

Dean capturado
Se trata del jefe de la 24ª división estadounidense renombrada por haber puesto fuera del combate, herido y prendido a 30 mil militares hitlerianos en Alemania y Austria y derrotado a las huestes japonesas en Filipinas, para entrar a Manila, durante la Segunda Guerra Mundial, y que se había involucrado antes que nadie en la guerra coreana.
Con miras a detener el avance hacia el sur del Ejército Popular de Corea y asegurar el emplazamiento de la fuerza principal de su división, envió a la línea de Osan, al jefe del comando especial Smith como vanguardia, que tan pronto como se chocó con el Ejército Popular, fue derrotado por completo. Al conocerlo, cacareó: “Esta es una vergüenza del gran imperio estadounidense”, “En Taejon mostraré ejemplo y ganaré la confianza”.
Pero la 24ª división caída en el sagaz método de combate de las unidades combinadas del Ejército Popular, fue sitiada y aniquilada por completo en Taejon.
Dean que huía en uniforme de soldado, se hizo prisionero.
Es que él, que durante la Segunda Guerra Mundial cuando fungió como jefe de la división había dicho que “para el militar lo más ignominioso es caer prisionero”, tuvo trágico destino.

Smith, “general de las tumbas”
Se trata del jefe de la primera división marina estadounidense, “flor de la fuerza marina”, participó en la guerra coreana y que durante la temporal retirada estratégica del EPC, invadió hasta en la zona del lago Jangjin en el norte de Corea.
Sus subalternos caídos en el asedio del EPC, murieron en masa. Atemorizado, Smith hizo abrir a explosión la tierra helada para enterrar a los gravemente heridos y los cadáveres reunidos.
La división perdió a más de 12 mil guerreros. Sobre la nave que llevaba a bordo a un reducido número de sobrevivientes, afirmó: “El comandante, dejando tal como están tantos restos, abandona el lugar, suceso nunca conocido en la historia de la fuerza marina de 175 años.”
Se le puso el sobrenombre “general de las tumbas”.

Walker fue al otro mundo
Walker, el famoso por el desembarco en Normandía y la entrada hasta en Austria, durante la Segunda Guerra Mundial, en la guerra coreana como el comandante del 8 ejercito norteamericano dirigió todas las operaciones de las “fuerzas armadas de la ONU” en la tierra.
“Guerreros de las tropas de la ONU, que no se tiemblen de manos aunque tengan por delante niños o viejos. Mátadlos. De esta manera salvarán a sí mismos de la derrota y cumplirán con su responsabilidad como militares de las tropas de la ONU”, ordenó, logrando asesinar a un sinnúmero de los coreanos inocentes en el área temporalmente ocupada.
Fanfarroneó que antes de la Navidad llevaría el frente hasta la frontera septentrional de Corea, pero la fuerza principal (190 mil efectivos) del 8 ejército fue derrotada por el EPC.
Walker que escoltado de tanque pesado se huía, dio el pellejo junto con más de 80 oficiales estadounidenses por las unidades del segundo frente del EPC.

MacArthur destituido
Se trata del comandante de las tropas estadounidenses en el Extremo Oriente y de las “tropas de la ONU” desde el inicio de la guerra coreana.
Movilizó todas las armas y equipos bélicos de último tipo explotados hasta entonces en Estados Unidos de América y las divisiones de la mayor combatividad. Lanzó la “ofensiva generad de Navidad” y otras similares y se valió exhaustivamente de las experiencias adquiridas en varios decenios de la guerra para finalizar en corto tiempo la guerra coreana, pero no pudo detener de ninguna manera el contraataque del EPC.
EE.UU. juzgó que aunque confiándose en él, continuara la guerra, sufriría sólo la mayor derrota y lo destituyó en abril de 1951, a menos de un año del desencadenamiento de la guerra.
Es que MacArthur, que se llamaba como héroe que representaba la guerra del Pacífico, fue destituido por la responsabilidad de la derrota en la guerra coreana.

Ridgeway expulsado
Se trata del sucesor a MacArthur degradado y que tempranamente estaba conocido en el círculo militar estadounidense como oficial con férrea voluntad y capacidad de mando y persona muy ambicioso que si fuera para el arribismo y la notoriedad, no se temía ni a morir.
Vestido de campaña y con la granada de mano colgada del cuello, acudió en el frente y para virar el curso de la guerra, se valió de todos los medios y métodos. Propuso a la parte coreana sostener negociaciones para el armisticio, pero de espalda, lanzó con frenesí ofensivas estival y otoñal y otras similares.
Pero, cada vez se le salió el tiro por la culata. Solo en la ofensiva otoñal perdió a más de 147 mil efectivos, 279 tanques y carros blindados, 961 aviones y muchos otros equipamientos técnicos de combate. Usó hasta armas bacteriológicas y químicas —por lo que ganó la deshonra de ser “general peste” y “general cólera” —, pero se dio el mismo resultado.
A un año fue depuesto.

Clark en llanto
Se trata del sucesor a Ridgeway, a quien EE.UU. depositó gran esperanza, porque en la Segunda Guerra Mundial logró capitular a las tropas alemanas estacionadas en Italia y el ejército de ésta.
Apenas fue nombrado como comandante de las “tropas de la ONU”, declaró que “haría desaparecer por completo de mapa 78 ciudades de Corea del Norte” y desplegó “operaciones de arrasamiento” consistentes en bombardear a troche y moche para destruirlo todo, quemarlo todo y matarlo todo. Como el último juego de azar lanzó una ofensiva nueva, pero fracasó por completo en su intento de manifestar el poderío de las “tropas de la ONU” y lograr un “honroso cese al fuego”.
No pudo menos de poner firma en el Acuerdo de Armisticio de Corea que era para EE.UU. el acta de capitulación.
Su madre que lo había acogido en el aeropuerto, dijo:

“Por su cara en la que no se veía ni el brío ni la dignidad, corrían solo dos chorros de lágrimas.”

Estratega sin igual



En la pasada guerra coreana (1950-1953), la República Popular Democrática de Corea, que llevaba menos de dos años de fundada, venció a las fuerzas aliadas imperialistas acaudilladas por Estados Unidos de América que contaba con la más poderosa fuerza militar y económica y la larga historia de agresión, lo cual fue portentoso fruto de las destacadas estrategias y tácticas y originales métodos de combate planteados por Kim Il Sung (1912-1994), Presidente de la RPD de Corea, quien el 25 de junio de 1950, a la madrugada, apenas EE.UU., instigando al ejército surcoreano, desató la contienda, presentó una estrategia de que de inmediato el Ejército Popular de Corea (EPC) pasara de la defensa a la contraofensiva, la original y nunca vista ni en la teoría y el manual de la milicia existentes ni experimentada por ningún país.
La historia de la guerra tanto del Oriente y Occidente como de la antigüedad y el presente enseña que un país, aunque tuvo muy poderoso ejército e inmensurable potencial económica y militar, si sufriera inesperado ataque global, caía en caos y no forcejaba debidamente, hasta arruinarse, y que otro solo después de cierto tiempo remedió el frente, preparó la fuerza y pasó a la contraofensiva.
Pero, según la estrategia de Kim Il Sung, el EPC frenó de inmediato la sorpresiva invasión del enemigo, pasó a la contraofensiva, a los tres días de iniciada la hostilidad ocupó la capital enemiga Seúl y solo en poco más de un mes liberó más de 90 por ciento del territorio y de 92 de la población de la parte sur.
El entonces comandante de las tropas estadounidenses en el Extremo Oriente y de las “fuerzas de la ONU”, Douglas MacArthur escribió en su carta enviada al estado mayor conjunto estadounidense como sigue:
“El enemigo es ejército profesional de carácter ofensivo y bien entrenado y también su cumbre militar sabe hacer buena dirección y se vale bien de los principios de las operaciones y tácticas.”
Kim Il Sung siempre se percataba correctamente de lo que el enemigo intentaba y orientaba al Ejército Popular a aplicar con habilidad estrategias y tácticas al respecto, cuya prueba es que frustró completamente la “ofensiva general de navidad” del ejército estadounidense.
En noviembre de 1950 cuando EE.UU., movilizando nuevos refuerzos, preparaba la mencionada ofensiva, Kim Il Sung precisó que el 24 de noviembre el ejército estadounidense iniciaría la ofensiva general, y dictó a las unidades del Ejército Popular la orden de emprender la contraofensiva general el 25 del mismo mes. Las tropas de EE.UU. y sus aliados, duramente golpeados por el Ejército Popular, se huyeron a la desbandada.
Un periodista occidental que lo había presenciado, escribió en un artículo como sigue: “Si el Ejército Popular no hubiera sabido la fecha del ataque del ejército estadounidense, no habría hecho inmediato contraataque. Se trata de otra prueba de que de veras, la facultad para las operaciones del Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea no tiene límites. La acertada adivinación de la fecha del ataque general del ejército estadounidense era inimaginable y también la definición del tiempo de la contraataque a base del esmerado cálculo de lo todo, verdaderamente admirable.”
Kim Il Sung concibió y aplicó originales métodos de combate, lo cual fue inscrito en la historia de la guerra moderna. Entre ellos figuran el método de combatir en montes, el de combatir apoyándose en el túnel, el de asaltar, el movimiento de los grupos de cazadores de los aviones y tanques y muchos otros, todos convenientes al relieve de Corea, el armamento del Ejército Popular y la característica de la guerra moderna. Por ejemplo, el método de combatir apoyándose en el túnel es basado en el cálculo científico de la peculiaridad del país rico de montes y las ventajas tecnológicas del enemigo.
La victoria del EPC en el combate de defensa de la cota 1211 conocido ampliamente en el mundo por aquel tiempo fue justamente merced al mencionado método de combatir. En septiembre de 1951 Kim Il Sung acudió hasta en la línea de la cota 1211, impartió claras vías para quebrantar la frenética “ofensiva otoñal” del ejército estadounidense y tomó pertinentes medidas para imprimirles el carácter del túnel a las posiciones de defensa. En acato a su propósito, los guerreros del Ejército Popular prepararon en las colinas las herrerías donde derritieron fragmentos de los proyectiles y las bombas de los enemigos y fabricaron punzones, mazos, picos y otros instrumentos, para abrir túneles.
Las posiciones de defensa del Ejército Popular se hicieron más fortificadas. Pese a que las bombas caían como lluvia, en los túneles los combatientes coreanos no solo descansaron bastante sino cantaron y bailaron al son de la música interpretada por los instrumentos hechos por ellos mismos.
“Tal vez esa línea de defensa sería la más sólida conocida en el mundo”, comentó Ridgeway, el entonces comandante de las tropas estadounidenses en el Extremo Oriente, que sufrió sucesivas derrotas ante la fuerte resistencia del Ejército Popular.
Como vemos, la superioridad numérica y técnica de EE.UU. que se vanagloriaba de su “supremacía” en el mundo fue desvanecida por la estratégica y táctica del EPC protagonizada por Kim Il Sung.
Francisco De Costa Gomes, ex presidente portugués y que en el período de la guerra coreana se desempeñó como jefe del estado mayor de las tropas portuguesas estacionadas en Macao, afirmó:
“En eso el plan de las operaciones de EE.UU. fue elaborado a base de los reiterados debates de decenas de generales que eran jefes del estado mayor y expertos militares de los países occidentales puestos al lado de EE.UU. Pero, el General Kim Il Sung solo lo frustró. Viéndolo con mis propios ojos pensé que él era, de veras, el único genial estratega militar y gran comandante en el mundo.”


martes, 2 de julio de 2013

Quien ganó en Corea (*)


Luego de prolongadas y flamígeras declaraciones de una inminente guerra nuclear de parte de la República Popular y democrática de Corea, parece que las aguas en esa península del extremo oriente, llegan a su nivel. Pero la experiencia de este conato de guerra nuclear, es muy aleccionadora, para todos los países del mundo, que tienen algunos asuntos pendientes con sus vecinos, porque ha quedado demostrado que un enfrentamiento diplomático, es más efectivo, cuando se cuenta con una organización militar, fuerte, bien disciplinada, organizada y mejor equipada. En este aspecto Corea del Norte, ha demostrado al mundo, que su capacidad militar, la hace un enemigo temible incluso para una gran potencia como son los Estados Unidos. Es que este pequeño y misterioso país, cuenta no solo con un ejército muy disciplinado, con una alta moral combativa, sino que también está dotado de una gran fuerza coheteril  y de bombas atómicas. Todas estas armas, que son las que se pueden usar en una guerra moderna, son producto de la capacidad tecnológica de Corea del Norte. Su potencia militar de alta tecnología, no  es adquirida en otros países, ni siquiera en su más cercano aliado, como es la China popular. Es que cuando se quiere mostrar al mundo la capacidad militar con que se cuenta, es necesario que casi toda esta capacidad sea producto de un esfuerzo nacional, como es el caso de Corea del Norte. Además, los estrategas militares del mundo, han graficado, objetivamente lo que debe ser la diplomacia en los tiempos actuales, basados en la experiencia norcoreana. Es decir que cualquier gestión diplomática, para que tenga éxito, debe estar amparada por la fuerza de las armas. No hay otra alternativa, porque los países con mejores ejércitos tienen más posibilidades de imponer su voluntad sobre un eventual rival, que esta disminuido desde el punto de vista militar. Por eso los países, del mundo, sobre todo los que tienen aspiraciones de ser potencias mundiales como China, Rusia o Japón, invierten mucho dinero, en modernizar sus fuerzas armadas, siguiendo el ejemplo de los Estados Unidos. Las constantes innovaciones tecnológicas en la producción de tanques, blindados, misiles, aviones, barcos, submarinos y armamento de infantería, es una constante en los aparatos industriales y militares de estos países. Además, las organizaciones militares, están cada día renovándose y organizando cuerpos de combate, de alto rendimiento. Todo esta forma de entender la parte militar, es una prioridad en la sociedad y el gobierno norcoreano. Este país, pequeño en cuanto a su territorio y población, tiene un ejército de más de un millón de soldados hombres y mujeres. Los militares norcoreanos, son muy bien entrenados, disciplinados, con alta moral combativa y con una conciencia clara de quienes son sus enemigos. Esta forma de entender la organización militar, hace que los soldados norcoreanos sean temidos entre sus potenciales rivales en una  posible confrontación bélica. El soldado norcoreano,  se atreve a luchar hasta conseguir el triunfo y no duda de usar todo tipo de armas para doblegar a su enemigo. Por eso esta confrontación de declaraciones que se han sucedido últimamente en la península de Corea,  de parte de el líder norcoreano Kim Jong-Un, ha sido una demostración de su capacidad disuasiva. Se ha enfrentado a una gran potencia militar y económica como Estados Unidos y sus aliados Japón y Corea del Sur. Para los especialistas en temas diplomáticos y militares, el que ha salido ganando es esta guerra de declaraciones, ha sido Corea del Norte, porque ha provocado de  parte de los Estados Unidos, una serie de ofertas para entablar negociaciones. Es decir ha obligado a los norteamericanos a ceder y con esto los norcoreanos, pueden exigir una serie de demandas que están pendientes, sin ceder ni un milímetro en su capacidad nuclear y misilera. Este armamento en poder de Corea del Norte, lo hace respetable entre las naciones del mundo. La república popular y democrática de Corea, ahora exige que se le reconozca el estatus de potencia nuclear, tal y como son reconocidos otras potencias tales como Estados Unidos, Rusia o China. Creemos que esta exigencia será aceptada por las potencias occidentales y con esto se confirmara aun más que el ganador de esta guerrilla verbal ha sido la RPDC.

(*) Por Manuel J. Villanueva 

Consultor Internacional

Siempre tengo la costumbre de comentar los artículos que aquí se publican al inicio de los mismos, pero en esta ocasión cambié, debido a que nuestro gran amigo Manuel es un reconocido Consultor Internacional, que publica sus artículos en uno de los diarios más importantes del Norte del Perú como es la Industria de Trujillo.
Motivo por el cual no agregaré nada a este excelente artículo un abrazo a todos y gracias por su lectura y difusión.

Atte.
Yuri Castro Romero