Follow by Email

martes, 12 de mayo de 2015

ACNC comenta el "rumor de patrocinio de terrorismo"



    Pyongyang, 1 de mayo (ACNC) -- El "comité de DDHH del Norte de Corea", entidad no gubernamental de EE.UU., publicó un reporte el pasado día 27 de abril.
    Según el reporte, la RPDC apoya y negocia con las organizaciones terroristas del Medio Oriente y "los países que apoyan el terrorismo" y se incorpora directamente en el ataque cibernético contra la firma estadounidense "Sony Pictures" y otros actos terroristas. Por eso, insiste en que la administración y el Congreso de EE.UU. incluyan nuevamente a la RPDC en la lista de los "países patrocinadores de terrorismo".
    Ese documento no pasa de ser el fraudulento inventado por una entidad individual de EE.UU., poco conocida en la sociedad internacional, para ganar la popularidad política. Pero, hay que cuestionarlo si se tiene en cuenta que eso representa la voz de las fuerzas conservadoras intransigentes de EE.UU. que preconizan recrudecer la presión a la RPDC en la actual situación en que están empeoradas las relaciones bilaterales.
    El "comité de DDHH del Norte de Corea" publicó y difunde ese reporte con el necio intento de mellar la imagen de la RPDC pretextando el problema de terrorismo, ya que fracasó su intento de "satanizarla" con el problema nuclear y el de "DDHH".
    Desde 2008 en que la RPDC fuera tachada de la "lista de los países patrocinadores de terrorismo", el Partido Republicano y otras fuerzas conservadoras proponían incluirla nuevamente en esa lista cada vez que se empeoraban las relaciones bilaterales o se tornaba tensa la situación.
    En particular, después del incidente de ciberataque a "Sony Pictures", el actual mandatario norteamericano declaró la "sanción adicional" sobre Corea en virtud de la "orden administrativa del presidente".
    Seguidamente, los cabecillas del círculo político y el militar de ese país expusieron claramente su intención de aislar y atropellar a la RPDC mediante la redefinición de ella en la "lista de los países patrocinadores del terrorismo" y la "sanción adicional superintransigente".
    Desde que fuera fundado, el "comité de DDHH del Norte de Corea", integrado por los académico y los ex funcionarios que se creen "especialistas en el problema coreano", se dedica a la demagogia anti-RPDC. Así quiere congraciarse con los gobernantes y mantenerse elevando la popularidad política.
    Desde el principio de su fundación, difundió los rumores de toda índole manipulados al gusto de las fuerzas conservadores para criticar el régimen de la RPDC, insistiendo en que la crisis alimentaria de ella debe ser evaluada vinculándola con la "falta de elementales derechos humanos".
    La presentación de ese documento fraudulento no pasa de ser el último coletazo de los fanáticos de la campaña anti-RPDC.
    El "rumor de apoyo de la RPDC al terrorismo" inventado por las fuerzas malsanas norteamericanas es una imperdonable provocación política contra la RPDC.
    El gobierno de la RPDC expuso claramente ya ante la sociedad internacional la posición de principios de rechazar el terrorismo de toda índole y el apoyo a éste de cualquier tipo y la mantiene invariablemente.
    En relación con el problema de terrorismo, sostuvimos en el pasado en varias ocasiones las negociaciones con EE.UU. y hemos publicado una declaración conjunta que expone nuestra posición sobre el terrorismo.
    A decir verdad, EE.UU. es el peor terrorista del mundo y el ejemplo del "país patrocinador al terrorismo".
    La historia de EE.UU. es la trayectoria de crímenes terroristas sin precedentes.
    El proceso de fundación del Estado, el de "independencia" y el de conquista de colonias de EE.UU. demuestran claramente que este país se sustenta de masacre, destrucción y sabotaje.
    EE.UU. es precisamente el país que levanta la ola terrorista por doquier del mundo. Contra los países que no le adulan, movilizó a plena luz del día las fuerzas armadas y ejecutó sin vacilación alguna la conspiración política. La "guerra antiterrorista" que desarrolla en nuevo siglo EE.UU. es una guerra terrorista que fomenta en la escena internacional la masacre, la agresión y el pavor.
    EE.UU., "país patrocinado del terrorismo", viola brutalmente la resolución no. 137 del Consejo de Seguridad de la ONU, aprobada el 28 de septiembre de 2001 que prohíbe la ayuda de todo tipo a los entes y personas involucrados en las actividades terroristas y niega el ofrecimiento de refugio a los que planean, apoyan, brindan ayuda financiera y cometen los crímenes terroristas.
    Y ofrece refugio y ampara a los terroristas que sirven para la "ampliación de la libertad y la democracia" al estilo norteamericano, disfrazándolos como "exiliados" o "personalidades disidentes".
    Es muy ridículo el intento de las fuerzas hostiles de EE.UU. de tildar de terrorista a la RPDC.