Follow by Email

miércoles, 25 de febrero de 2015

Sociedad de Medidas de DDHH en Sur de Corea publica información de investigación




    Pyongyang, 21 de febrero (ACNC) -- La Sociedad de Medidas de DDHH en el Sur de Corea publicó el día 21 una información de investigación con el fin de revelar la verdad fascista y anti-derechos humanos de la "ley de seguridad" y los crímenes atroces de violación de DDHH cometidos por la banda títere surcoreana en virtud de esta ley infame.
    La "ley de seguridad" del Sur de Corea es la peor fascista sin precedente y la infame de exterminio de DDHH, critica la información y continúa:
    La "ley de seguridad" fue fabricada el primero de diciembre de 1948 por el traidor Syngman Rhee con el fin de reprimir y exterminar la lucha de las personalidades progresistas del Sur de Corea contra el "poder" dictatorial proyanqui.
    Está compuesta por los venenosos artículos anti-DDHH sin precedente en la historia de legislación del mundo.
    En primer lugar, la "ley de seguridad" es la más antipopular y reaccionaria que repite el método de gobernación represiva colonial del imperialismo.
    Imitó la "ley de mantenimiento de seguridad pública" que después de ocupar Corea, los imperialistas japoneses aplicaron para mantener el sistema de dominación colonial y reprimir el movimiento del pueblo coreano por la liberación nacional antijaponesa.
    En abril de 1925 los imperialistas japoneses la instituyeron con el fin de reprimir el movimiento comunista en el país.
    La ley estipula castigar hasta la pena capital en cuanto a la organización de asociación y el ingreso en ella, la consulta y la agitación encaminadas a realizar su objetivo.
    La "ley de seguridad" la fabricó por la fuerza Estados Unidos que ocupó ilegalmente el Sur de Corea después de la liberación de Corea, incitando a la banda títere surcoreana para su gobernación colonial.
    Era la ley provisional establecida bajo la circunstancia en que en el Sur de Corea todavía no fueron instituidos el "código penal" ni la "ley de procedimiento penal", razón por la cual se debía anular merecidamente después de establecidas susodichas leyes en septiembre de 1953 y en septiembre de 1954.
    Por lo tanto, en aquel tiempo la mayoría de los parlamentarios se opuso a la "ley de seguridad" y el primer presidente de la Corte Suprema títere, Kim Pyong Ro, también abogó por la cancelación de esa ley diciendo que "si instituye el código penal sin anular la ley de seguridad, surgirá el problema legal".
    Pero el traidor Syngman Rhee la mantuvo bajo la protección de EE.UU. y la tomó como medio para la gobernación dictatorial.
    La "ley de seguridad" es la antidemocrática y antiética que viola y extermina hasta los elementales derechos de los seres humanos.
    Estipula violar ilimitadamente los derechos elementales de los habitantes bajo el pretexto "legal", según el cual se pone en peligro el "orden principal de la existencia, la seguridad y la democracia liberal del Estado".
    El carácter anti-DDHH y antiético de la "ley de seguridad" reside en impedir la reconciliación y la unidad de la nación y la reunificación de la patria.
    La "ley de seguridad" determina la RPDC y las organizaciones de los coreanos en ultramar como "entidad anti-estatal" y considera a los connacionales como enemigo.
    En los artículos de la ley están anotadas las expresiones hostiles contra los compatriotas incluyendo la "entidad anti-estatal" y los "miembros de la entidad anti-estatal" y califica la RPDC de "país enemigo".
    Igualmente la ley obstruye perversamente el viaje libre, el contacto y el diálogo entre el Norte y el Sur.
    Después de que Park Geun-hye tomó el poder, esta ley se torna más salvaje en el Sur de Corea.
    La banda de Park impulsa abiertamente la enmienda de la "ley de seguridad", que no se atrevió a hacerla siquiera el traidor Lee Myung Bak.
    Desde el primer período de su mandato, Park Geun-hye disparateó que el "golpe militar del 16 de mayo fue la mejor opción inevitable" e recurrió a gobernación dictatorial fascista poniendo a los elementos sobrevivientes de "Yusin (renovación)" como Kim Ki Chun, Hwang Kyo An y Nam Jae Jun en los importantes cargos del gabinete de los secretario de Chongwadae, el Ministerio de Justicia y el Servicio Nacional de Inteligencia.
    En febrero de 2013, primer año de su mandato, la banda de Park juzgó a Ro Su Hui, vicepresidente de la dirección sureña de la Alianza Pannacional por la Reunificación de la Patria, quien regresó después de visitar Pyongyang para expresar pésame por el fallecimiento del Dirigente
Kim Jong Il, y le condenó a 4 años de prisión y a 4 años de suspensión de calidad.
    En octubre del mismo año, arrebató por la fuerza la posición legal del Sindicato Nacional de Enseñantes, entidad progresista representante del círculo de enseñanza surcoreana, y en diciembre lanzó a más de 5 mil policías gángsteres a registrar la dirección de la Confederación de Sindicatos Surcoreanos (CSS), ocasión en la cual detuvo a más de 130 miembros inclusive su vicepresidente.
    Orquestó el intrigante incidente de rebelión interna a fin de reprimir el Partido Progresista Unido, organización política progresista legal en el Sur de Corea, y encarceló al "parlamentario" pertenecido al PPU en virtud de la "ley de seguridad".
    El 19 de diciembre del año pasado, instigó a las autoridades de la Justicia a descomponer a fuerza el PPU tildándolo de "partido pro-Norte", y elogió el hecho como "decisión histórica que defendió firmemente la democracia libre".
    En los primeros días de este año, mostró abiertamente su intento maligno de exterminar totalmente a las fuerzas progresistas en virtud de la "ley de seguridad", al iniciar la investigación sobre la Unión de Abogados para la Sociedad Demócrata, entidad progresista del círculo de justicia.
    Al determinar las manifestaciones y mítines de carácter pacífico como "operaciones de las fuerzas izquierdas pro-Norte orientadas a derribar el gobierno", detuvo y encarceló sin piedad a las personalidades de entidades progresistas acusándolas de controladores traseros y reprimió sin discriminación a los participantes tildándolos como "fuerzas para vuelco de régimen".
    En virtud de la "ley de seguridad, la camarilla de Park viola severamente la libertad de expresión de los medios de prensa.
    Hoy día, en el Sur de Corea sí hay la "libertad de la expresión" para proteger el "gobierno" y denigrar a los connacionales, pero no hay la libertad para censurar al "gobierno" o criticar la política conflictiva del gobierno.
    Por esta razón, diversos estratos del Sur de Corea demandan fuertemente la abolición de la "ley de seguridad" y siquiera en el territorio norteamericano se oye la insistencia en la necesidad de anularla desde el punto de vista de derechos humanos.
    Sin embargo, los maníacos de la banda de Park tratan de enmendar más maligna esta ley.
    Tales tipejos se atreven a cuestionar cínicamente el "problema de DDHH" de alguien.
    La camarilla de Park debe renunciar sin demora la "ley de seguridad" viendo correctamente la corriente de la época y abandonar de inmediato la campaña intrigante de "DDHH" anti-RPDC.