Follow by Email

viernes, 28 de abril de 2017

RPDC defenderá el socialismo por cuenta propia: comentario de ACNC


     Pyongyang, 26 de abril (ACNC) -- Se torna más intensa que nunca la campaña de EE.UU. para atropellar a la República Popular Democrática de Corea.
     La actual administración norteamericana definió hace poco la "máxima presión e intervención" como su política sobre la RPDC y ordenó el traslado de las propiedades estratégicas, incluso la flotilla de ataque de portaaviones nucleares, a la zona operacional de la Península Coreana. Y dice sin escrúpulos disparates provocativos como "el Norte de Corea no debe juzgar mal la voluntad de EE.UU." y "terminó el tiempo de paciencia estratégica".
     Tales actos provocadores, que llevan la situación de la Península Coreana al borde de guerra nuclear, devienen la continuación y expresión coherente de la política hostil de EE.UU. que pretende derrumbar a toda costa a la RPDC, la fortaleza del socialismo y primera defensora de la paz mundial.
     La historia demuestra que la confrontación RPDC-EE.UU. es más el enfrentamiento de ideologías e ideales que el físico y militar.
     En cuanto al problema coreano, la administración Trump dice que "no desea cambiar el régimen del Norte" para ocultar la esencia de su política de aplastamiento a la RPDC y crear el clima de "colaboración" con la sociedad internacional en presionarla.
     De hecho, EE.UU. anunció en público que sus acciones militares contra la RPDC se realizarán a modo de "ataque preventivo" con el objetivo de "eliminar la Dirección Suprema del Norte" y "atacar sus bases nucleares y de misiles".
     Tal vez resulte fructífera en el caso de otros países la "máxima presión" de que habla el nuevo ejecutivo de EE.UU.
     Pero, no saldrá nunca con la suya en la Corea socialista donde la Dirección Suprema de la revolución, la unidad monolítica y el socialismo forman un ente del mismo destino y todos los militares y civiles apoyan con fidelidad la dirección del gran Partido.
     Tanto en la pasada guerra coreana de la década de 1950, conocida como contienda entre el fusil y la bomba atómica, como en los posteriores incidentes como el del barco espía "Pueblo" y el del avión de reconocimiento "EC-121" de la década de 1960, el de Phanmunjom de la década de 1970 y la confrontación nuclear con EE.UU., la Corea heroica defendió con fuerzas propias la patria socialista infligiendo derrota a EE.UU.
     En los últimos años, EE.UU. recurrió a la amenaza superdura y la brutal sanción y bloqueo contra la RPDC.
     Sin embargo, se quedaron cansados los mismos imperialistas que sufrieron fracasos repetidos y triunfó el Estado socialista que superó todos los desafíos.
     Los esfuerzos desesperados de EE.UU. y otras fuerzas hostiles testimonian claramente que el socialismo coreano avanza y triunfa.
     La RPDC, país socialista y pacifista, ama la paz más que nadie, pero no teme la guerra ni la elude.
     El ejército y pueblo coreanos no vacilarán en tomar la opción especial para defender el socialismo considerado como su vida y preservar la paz de la Península Coreana y el resto de la región.

     Responderán a la guerra total con la misma y a la guerra nuclear, con el ataque nuclear al estilo coreano, y defenderán por cuenta propia el socialismo y la paz y estabilidad del mundo.