Follow by Email

sábado, 3 de diciembre de 2016

AEDHC envía interpelación abierta a la ONU


     Pyongyang, 24 de noviembre (ACNC) -- Con respecto a que el 3º comité del 71º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU aprobó el día 15 de modo coercitivo el "proyecto de resolución de DDHH del Norte (de Corea)", la Asociación de Estudio de Derechos Humanos de Corea (AEDHC) hizo pública el día 23 el acta de interpelación abierta enviada a la ONU.
     Estados Unidos, algunos países satélites de la Unión Europea, los reaccionarios japoneses y otra chusma volvieron a fabricar el "proyecto de resolución de DDHH del Norte", adelanta el documento y prosigue:
     Este hecho es una intolerable violación a la soberanía de la RPDC y un acto terrorista de Estado destinado a derrocar el régimen de ella.
     Para colmo, abusando de la ONU, EE.UU. y las fuerzas seguidoras ofendieron hasta la dignidad de nuestra Dirección Suprema, considerada por todos nuestros militares y habitantes como su vida, destino y futuro, lo cual constituye una provocación de peor calaña que merece el castigo rotundo y despiadado.
     Indignada por el proceder injusto de la ONU que en contra de su imagen de prestigiosa organización internacional, adoptó esa "resolución" egocentrista sin visitar ni una vez al país interesado dejándose llevar por las fuerzas hostiles anti-RPDC e interviniendo en asuntos internos del digno Estado soberano, la AEDHC le formula públicamente las siguientes preguntas:
     1. ¿Conoce la ONU la realidad maravillosa de la RPDC donde las masas trabajadoras comunes ejercen como dueñas de la sociedad el verdadero derecho político, índice fundamental de DDHH?
     2. ¿Sabe la ONU la situación real de la RPDC en que se da prioridad a los intereses del pueblo y se concentran todas las fuerzas en el mejoramiento de las condiciones de la vida del pueblo aún en medio de la persistente sanción y presión de EE.UU. y las fuerzas hostiles?
     3. ¿Está enterada la ONU de que la RPDC garantiza y asegura sustancialmente los verdaderos derechos del hombre, inclusive los derechos a estudiar, recibir la asistencia médica y trabajar?
     4. ¿Es consciente la ONU de que el acto de insultar atrevidamente a la dignidad de la Dirección Suprema de la RPDC constituye imperdonable provocación a todos los militares y civiles coreanos y va a causar la represalia y castigo implacables?
     Al finalizar, la AEDHC subraya que la ONU no debe eludir la respuesta a la presente interpelación abierta.

ACNC comenta la diplomacia vergonzosa de autoridades surcoreanas
     Pyongyang, 24 de noviembre (ACNC) -- Debido al escándalo político de Park Geun-hye y Choe Sun Sil, se ha generado un caos en toda la sociedad surcoreana.
     A pesar de eso, los compinches del Ministerio de Relaciones Exteriores del Sur de Corea tratan de rehabilitar la "diplomacia" de la "presidenta vegetativa", que no puede dirigir ni el "Consejo de Ministros" siquiera, presentándole los planes de "cumbre" y entrevistas con embajadores extranjeros.
     Por otra parte, intentan calmar la indignada opinión pública hablando ruidosamente del "gran dolor de cabeza proveniente del extranjero" y el "estado de vacío diplomático", causados por el resultado de elecciones presidenciales de Estados Unidos.
     Esta conducta deja conocer la fachada miserable de los cómplices que persiguen la "diplomacia para salvar a Park Geun-hye" de la peor crisis.
     A decir verdad, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Sur de Corea vino cumpliendo en los escenarios internacionales no las órdenes de Park sino los mandatos de Choe, conocida como "presidenta de la noche".
     De acuerdo con la profecía de Choe sobre el "derrumbe del Norte de Corea (RPDC)", esa cartera suplicó a todo el mundo la "cooperación" en sancionar y presionar a la parte connacional. Además, acató siempre los consejos de la bruja (Choe) en preparar la agenda de viajes al extranjero de Park, el programa de cumbre y la firma de convenios
     Los países circunvecinos lamentan diciendo que la "presidenta" surcoreana con que se trataron hasta ahora no fue Park sino Choe.
     Por primera vez de su historia, el Sur de Corea se ausentó en la Cumbre de APEC (Cooperación Económica de Asia-Pacífico), lo cual demuestra la incómoda situación de la diplomacia surcoreana.
     Los especialistas en los asuntos de unificación, diplomacia y seguridad publicaron la declaración sobre la situación insistiendo en que "se creará una circunstancia tan grave si sigue controlando la diplomacia esa presidenta culpable del actual desorden en las ramas de unificación, diplomacia y seguridad".
     Aunque Yun Pyong Se y otros copartícipes de Park tratan cambiar la opinión pública en demanda de la dimisión de la "presidenta" pretextando la "amenaza nuclear del Norte de Corea", ellos tropezarán con las protestas masivas más fuertes.
     Se les aproxima el día de fin político a esos cómplices del "escándalo Park-Choe" y traidores serviles a grandes potencias.

Sobre la firma de acuerdo militar Sur de Corea-Japón
      La camarilla de Park Geun-hye, que deja consternado a todo el mundo con el escándalo político sin precedentes, comete otra locura de promover la concertación del acuerdo de protección de informaciones militares con Japón.
      El día primero y el 9 de este mes, los traidores surcoreanos acordaron con los japoneses en Tokio y Seúl los párrafos principales de ese convenio.
      El día 14, celebraron en Tokio la 3ª reunión consultiva de trabajo y firmaron previamente el acuerdo que según el anuncio de ellos, puede ser firmado definitivamente dentro del mes en curso.
      Estos pasos apresurados de la camarilla títere surcoreana no pasan de ser el último truco para mantener su precaria vida política, que se va apagando debido al escándalo político, adulando más a sus patrones norteamericano y japonés.
      Todavía la nación coreana guarda el rencor de los agresores japoneses que en el siglo pasado, ocuparon a Corea y la convirtieron en un baño de sangre cometiendo sin vacilación alguna los asesinatos más bárbaros.
      Sin embargo, en vez de arrepentirse sinceramente de sus crímenes del pasado, los reaccionarios japoneses hablan abiertamente de la "movilización automática de las Fuerzas de Autodefensa en el tiempo de emergencia" de la Península Coreana, definida por ellos como primer blanco de agresión a ultramar para realizar su añejado sueño de la "esfera de coprosperidad de la gran Asia Oriental".
      En el caso de que se firme el acuerdo referido con Japón, se le dará a éste, que acecha la oportunidad de reagresión, la garantía legal de tomar parte en la provocación de guerra nuclear contra la RPDC y el suelo surcoreano se convertirá en la doble colonia y en la base avanzada de agresión de EE.UU. y Japón.
      El problema es que la connivencia militar Sur de Corea-Japón, que se profundiza de día en día, es producto de la estrategia de EE.UU. de gobernar a Asia y se impulsa según el control trasero y el plan de este imperio.
      Partiendo de la ambición de mantener su posición hegemónica en la región de Asia-Pacífico y dominar el mundo, EE.UU. promueve en etapa crucial la formación de la alianza militar tripartita con Japón y el Sur de Corea presionando a este último a intensificar la cooperación militar con el país isla.
      Si se suscribe finalmente el acuerdo militar bilateral, se dará más impulso a la formación de la alianza militar tripartita de carácter agresivo y a la estructuración del sistema de defensa antimisil de EE.UU.
      Para aislar y aplastar a la connacional RPDC, los compinches de Park no vacilan en confabularse con EE.UU. y hasta con los reaccionarios japoneses, enemigos jurados de la nación, y entregan en bandeja a estos agresores el sagrado territorio patrio.
      Son basuras de la historia tanto Park Geun-hye, que promueve la firma del acuerdo vendepatria hasta en el tiempo final de su vida política, como sus amos gringo y japonés que intentan utilizarla hasta el final.
      La suscripción del acuerdo agrandará más el peligro de guerra nuclear en la Península Coreana y causará amenaza más grave a la paz y seguridad del Nordeste Asiático y el resto del mundo.

      Todos los compatriotas y los pueblos pacifistas del mundo deben castigar duro a la horda de Park y frustrar tajantemente la firma del pacto militar Sur de Corea-Japón.