Follow by Email

sábado, 30 de abril de 2016

VII Congreso del Partido del Trabajo de Corea



El Partido del Trabajo de Corea (PTC), al comienzo de mayo, convoca por séptima vez su congreso.
La reunión tiene lugar cuando el PTC que durante largo tiempo, de más de 70 años, como el único orientador de la sociedad coreana, toma como su eterna estrategia marchar por el camino de la independencia, el Songun y el socialismo y se empeña para alcanzar la victoria final de la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero.
Históricamente, los congresos del PTC tuvieron importancia trascendental para fortalecer y desarrollar el partido e impulsar la revolución y su construcción en el país.
El Congreso Fundacional (en octubre de 1945) del Comité Organizador Central del Partido Comunista de Corea del Norte, predecesor del PTC, constituyó un evento histórico que imprimió un viraje radical a la construcción de una nueva sociedad en el país y la forja del destino del pueblo.
El Partido, fundado a raíz de la liberación del país (15 de agosto de 1945) de la ocupación militar de Japón, se propuso la revolución democrática antimperialista y antifeudal como su tarea inmediata, efectuó exitosamente la reforma agraria, la nacionalización de las principales industrias, la aplicación de la Ley del Trabajo, la de la Igualdad de los Derechos del Hombre y la Mujer y demás reformas democráticas, tomó la iniciativa de los movimientos de masas como el de Movilización General Ideológica para la Construcción de la Patria, despertó a las masas y las convocó a la construcción de una nueva sociedad. Como resultado, Corea, otrora atrasada sociedad colonial y semifeudal, en un corto espacio de tiempo, cambió radicalmente su fisonomía.
El II Congreso del Partido del Trabajo de Corea del Norte, convocado en marzo de 1948, sirvió de un nuevo motivo para el mayor fortalecimiento de la unidad y cohesión del Partido y su consolidación cualitativa y llamó a los coreanos al cumplimiento de las tareas de la primera etapa del período de transición al socialismo.
Cuando Estados Unidos, con el fin de estrangular en la cuna a la joven República Popular Democrática de Corea que llevaba menos de dos años de fundada (9 de septiembre de 1948), desató la guerra coreana (1950-1953), el PTC convocando al ejército y el pueblo a la lucha por lograr la victoria en la guerra, rechazó la invasión armada de los 16 países acaudillados por el imperio, salvaguardando honrosamente la soberanía y dignidad nacionales. Luego, al terminar en solo 3 años la rehabilitación y construcción de postguerra, mostró otra vez el temperamento de Corea al imperio que había asegurado que el país asiático no se levantaría ni en 100 años.
El III Congreso del PTC en abril de 1956, planteó tareas programáticas para concluir la preparación del fundamento del socialismo en la RPD de Corea.
El PTC, con la movilización de las masas, llevó a cabo en un breve espacio de tiempo la cooperativización agrícola y la transformación socialista de la artesanía privada y el comercio y la industria capitalistas, estableciendo en el país un avanzado régimen socialista y convirtiendo el país en un Estado industrial y agrícola socialista basado en la economía nacional independiente.
El IV Congreso del PTC efectuado en septiembre de 1961, revisó los éxitos alcanzados en la revolución socialista y su construcción y presentó un gran programa del Primer Plan Septenal para conquistar la alta cumbre del socialismo.
Cuando la situación interna y externa del país se ponía muy tensa debido a la crisis del Caribe el incidente del golfo de Tonkín, y otras causas, el PTC, simultaneando la construcción económica y la defensa nacional, realizó un mérito secular de convertir el país en un Estado industrial socialista.
En noviembre de 1970 el PTC convocó su V Congreso y presentó el Plan Sexenal, nuevo y gran programa, así como las tareas para adelantar la victoria completa del socialismo y la de la revolución coreana a escala nacional y fortalecer constantemente a sí mismo.
En atención a esto, en Corea socialista se impulsaron con pujanza las revoluciones en los dominios de la política, la economía y la cultura, gracias a lo cual el empeño para anticipar la victoria completa del socialismo dio gran avance y se prepararon seguras posibilidades de impulsar globalmente la identificación de toda la sociedad con la idea Juche.
El VI Congreso del PTC convocado en octubre de 1980, trazó el diseño del florecimiento y la prosperidad sin precedentes en la historia de Corea.
El evento definió identificar toda la sociedad con la idea Juche como la misión general de la revolución coreana y presentó tareas para cumplimentar a carta cabal la línea de las revoluciones ideológica, técnica y cultural y también las 10 metas perspectivas de la construcción económica socialista para los años de 1980. Si las mencionadas hubieran sido conseguidas, Corea se hubiese colocado con todo derecho en la fila de los países más avanzados en la economía.
Pero, el PTC se vio enfrentado a un suceso inesperado. Desde los últimos años de 1980 en varios países el socialismo se vino abajo, ocasión en la que toda la ofensiva antisocialista de las fuerzas aliadas imperialistas capitaneadas por Estados Unidos se concentró en Corea.
En eso el PTC enarboló la bandera del Songun (priorización de los asuntos militares), desbarató las maquinaciones de estrangulamiento de las fuerzas aliadas imperialistas y defendió el socialismo. Abrió una nueva era de la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero.
Actualmente el PTC, aun ante las interminables maquinaciones de aislamiento y supresión de Norteamérica y sus seguidores, impulsa con vigor la causa de la referida construcción.
En los últimos años en la RPD de Corea la unidad monolítica de toda la sociedad que es más potente que la bomba atómica se ha fortalecido notablemente; merced a la fiebre de la revolución industrial de la nueva centuria, se levantan muchas fábricas-modelo, fábricas estándar, de la era de la economía del conocimiento, y se impulsa activamente la introducción de los valores modernos y la informática en los procesos de producción, logrando que el desarrollo de la economía en conjunto y la mejora de la vida poblacional den saltos. El sucesivo lanzamiento de los satélites artificiales de la Tierra, todos productos nacionales en ciento por ciento, mostró el inagotable potencial de Corea socialista, y la primera prueba de la bomba de hidrógeno que se realizó exitosamente hizo posible garantizar fidedignamente la soberanía nacional, el derecho a la existencia de la nación y paz y la estabilidad de la región.
El VII Congreso del PTC que está para convocarse, analizará y hará recuento globalmente de los éxitos del Partido alcanzados hasta la fecha en la revolución y construcción bajo la dirección de Kim Il Sung y Kim Jong Il, respectivamente fundador y eterno Secretario General del PTC, y presentará un programa de largo alcance para aproximar, bajo la dirección de Kim Jong Un, Primer Secretario del PTC, la victoria final de la revolución coreana.
El VII Congreso del PTC será un viraje histórico en la realización de la causa socialista del pueblo coreano.