Follow by Email

jueves, 27 de agosto de 2015

Baluarte de la independencia



Con miras a preservar la soberanía nacional y la paz, es indispensable, ante todo, tener fuerza para ello, lo cual nos enseñan seriamente los sucesos internacionales acaecidos en los últimos años. Varias naciones, incapaces de enfrentarse a las intervenciones y agresiones de los imperialistas, se vieron atentadas su soberanía y dignidad, terminando por derramar sangre y arruinar.
Pero, hay país para el que la política de coacción de los imperialistas no tiene validez. Es la República Popular Democrática de Corea, país oriental no grande.
En diciembre de 2012 este país lanzó un satélite artificial de la Tierra con fines pacíficos.  Estados Unidos y sus seguidores, cuestionándolo injustamente, incluso lograron que el Consejo de Seguridad de la ONU tomara la “resolución sobre las sanciones”, para aislar a escala internacional al mencionado país antimperialista e independiente, asfixiarlo y estrangularlo.
Con malas intenciones pusieron en tela de juicio el derecho a la explotación cósmica con fines pacíficos concedido a cualquier país, a lo que respondió Corea con la tercera prueba nuclear subterránea. Se trataba de algo demasiado natural para defender no solo su soberanía sino también para la justicia internacional.
El imperio y sus seguidores fabricaron la “resolución sobre las sanciones” de mayor dureza. Luego, movilizando gran cantidad de fuerzas armadas, entre otras un portaaviones nuclear cargado de más de 100 proyectiles nucleares, un bombardero estratégico “B-52H” y otros medios de golpe nuclear terrestres, navales y aéreos y las huestes de varios países seguidores, realizaron ejercicios conjuntos “Key Resolve” y “Foal Eagle” de envergadura sin precedentes, encaminados a suprimir a Corea, lo cual llevó a la Península Coreana que varios decenios era el mayor punto candente del mundo al umbral de la guerra.
Frente a esto, Kim Jong Un, Dirigente de la RPD de Corea, dictó orden de que los militares y civiles coreanos estarán listos para el combate de a muerte. Luego, realizó sucesivas visitas de inspección a las unidades militares, durante las cuales quiso que si los enemigos arrojaran aunque fuera una chispa en las aguas o las tierras jurisdiccionales del país les propinaran demoledores golpes y arrasaran sus posiciones de manera que no se atrevieran a pretenderlo otra vez. En relación con que el bombardero estratégico “B-2A” Stealth procedente de la base aérea en el territorio estadounidense y otros medios de golpe estratégicos ciernen otra vez sobre el espacio aéreo de Corea del Sur para perpetrar provocaciones, al ejército de cohetes estratégicos del Ejército Popular de Corea dio orden de entrar en estado de espera para golpear en cualquier momento el territorio de Estados Unidos y sus bases militares en Hawai, Guam y otro sector de operaciones del Pacífico y en Corea del Sur.
El Gobierno, los partidos políticos y otras organizaciones sociales de la RPD de Corea publicaron una declaración especial, en la que afirmaron con resolución que responderían al chantaje nuclear de Estados Unidos con la implacable ofensiva nuclear y a su guerra agresiva con la justa guerra total.
La resistencia de a muerte del ejército y pueblo coreanos alzados en defensa de la soberanía desanimó a Estados Unidos y sus seguidores.
Lo que llama especial atención es que el imperio que hasta la fecha amenazaba a otros países con atacarles con armas nucleares, se ha visto obligado a ulular de la “defensa de su territorio” del ataque con armas nucleares de otro país, hecho increíble. Dicho en otra palabra, ya pasó eternamente la época cuando Estados Unidos intimidaba con armas nucleares a Corea.
Ahora los militares y civiles coreanos están plenamente dispuestos a defender en todo momento su dignidad e independencia y castigar sin piedad a Estados Unidos, que actúa a su capricho ejerciendo la coacción y la arbitrariedad, y sus seguidores.
Corea tiene, además de esa voluntad, también bastante capacidad de hacerlo. Enfrenta a las armas nucleares de Estados Unidos sus propios medios de golpe nuclear de precisión.
Workers World comentó que la crisis de la que la administración estadounidense adolecía, era que Corea contaba con bastante potencialidad de revancha con la que invalidar el chantaje nuclear de Estados Unidos y que para Corea ninguna intimidación tendría efecto y redundaría en algo contrario.
Y Chicago Tribune comentó: “En la actualidad Corea del Norte es una existencia demasiado fuerte para despreciar.”
La tenencia de la poderosa capacidad de disuasión de la guerra de Corea es gran contribución y mérito tanto para la paz y la seguridad en la Península Coreana y el resto del noreste de Asia como para la paz en el resto del mundo.

Además, la actualidad de Corea, que enfrentada resueltamente a las fuerzas aliadas imperialistas, salvaguarda con éxito su soberanía y dignidad, les inculca gran confianza y valor a muchos países del mundo aspirantes a la independencia, estimula e impulsa con fuerza la causa de la independización del mundo en general.